Nota aclaratoria publicidad ....

Alguien ha invadido mi blog con publicidad, cuando lo abrís, la publicidad se abre con él. Alguien lo ha hecho para beneficiarse con mi blog. Os ruego que si alguien sabe cómo quitarlo me lo hagáis saber. Un beso y gracias.

31 de mayo de 2010


Hola, os echo de menos, no sabéis. No tengo tiempo de nada. Estas fechas a nivel de trabajo son muy duras, y vivo con un perpetuo miedo a que me olvide algo, a que algo me falte ... es estresante y agotador. Eso sin contar la dieta, parece que está surgiendo efecto. Psicológicamente al ver que cumplo me hace sentir más fuerte. Pero la dieta es agotadora : pescado, carnes, mariscos, conservas de pescado, morros, cortezas de cerdo, mayonesa, alioli, y caldo de pollo, embutidos, huevos ... y carne de pollo. Está bien esto de comer huevos con beicon, pero comer SOLO huevos con beicon, sin pan, sin un postre ... Me muero por un yogur, una pera, un poquito de pasta. Soy consciente de que estas dietas son solo un poco dietas de choque, que luego si no continúas no sirven de nada, y que no son buenas para la salud. Pero el tipo que me lleva me dijo que como mucho en plan locura es dieta de 15 días, de todas maneras, a mí me la cambia mañana. Vamos si me la cambia ... me muero por un vaso de leche de soja con chocolate, pocas calorías, sin colesterol y sacia cuando necesitas dulce. Pero bueno, como esta dieta acaba mañana, seré todo lo prudente que pueda para que el paso a la siguiente dieta sea tranquilo y no haya un cambio abismal.
Por lo demás, voy hasta arriba de actos y trabajo que no puedo eludir. Y la verdad, estoy agotada, eso sin contar que tengo la regla y que no soy nadie, nadie, nadie.
En cuanto pueda, (ahora si tengo un momentín) me paso por vuestros blogs ... que os añorooooooo.

26 de mayo de 2010

Atrevida, atrevidísima


Esta es la historia de un atrevimiento. Ayer como ya comenté iba a pesarme a la acupultura que no me convencia mucho. Iba a las 17,30. Poco antes había enviado un mesaje a Mayte, que iba a un sitio donde le habían ayudado muy bien y estaba muy contenta. Llamé por teléfono, me dijeron que podía ir cuando quisiera ... pero todo esto con idea de tenerlo presente si este al que iba no me convencía De pronto, me vi camino a pesarme al sitio que no me inspiraba confianza y me dijee ¿ por qué no te vas ya al otro ? Que si tengo que valorar, que si no tengo que ser ansiosa, que si ya iré, que si con la calma .... y al final me dije, qué coño, me voy al nuevo. ¿ A qué esperar ? Sé que es una gilipollez, pero me sentí super atrevida, tomando una decisión así, tan precipitadamente, sin miedos, sin ay que pasará, sin inseguridad ... No me bajé del autobús en la parada y me quedé sentada para bajarme dos mas allá e ir al médico nuevo ... sonriendo, como una tonta, feliz de mi hazaña.
La cuestión es que son dietas como siempre, no es ningún misterio. Estoy feliz porque sé lo que hay ... una dieta de choque que si lo hago bien perderé, pero con una única finalidad, perder peso para alejarme de los quilos que no quiero tener y acabar comiendo como tengo que hacerlo. No sé si me explico, hasta ahora defendía a muerte aquel sitio donde iba, que si este sí, que si ahora de verdad ... estoy feliz porque no me estoy engañando, sé a donde voy, y sé que ahora es lo que necesito, con le tiempo al idea es hacer una dieta de mantenimiento, como todas ... y sobre todo tranquilamente. Hoy me he levantado feliz, me he arreglado, me veo monísima ... y el martes que viene ... ayyyy .... a ver qué resultados da.

24 de mayo de 2010

De vuelta ... y sin vender una escoba

Tenía que pasar, era evidente. Cuando fui al señor este de la acupultura le dije que me iba de viaje y me dijo que no comiera nada de lo prohibido : yogur, leche, jamón dulce, bollería, y alimentos con muchas calorías. Lo malo es que los menús no dependían de mí. Tampoco voy a excusarme, podía haber comido mucho menos de lo que comí, y más acertado. Pero ... ha sido difícil. Estoy satisfecha porque :
- No he picado entre horas, absolutamente nada.
- En las comidas, si podía elegir cogía la carne hecha a la brasa y no comía patatas fritas ... solo el último día.
Son tonterías, lo sé, pero para mí no está mal.
La acupultura para quien me pregunta, es eso, ponerte agujas en las orejas, en puntos concretos y te relajan, pero a mí, si bien es cierto que me relajaron el día que me las pusieron, al día siguiente, ni cargándolas ( que es pasándo un imán durante unos 30 segundos ) yo notaba nada. Me parece, en el caso de este señor, no voy a generalizar, un poco tontería. Tampoco puedo deciros que no vayan bien, porque a los 3 días se me infectó una y me las quité porque me dolían que no sabéis. No sé si este tipo de acupultura va bien ¿alguien tiene más experiencia?
El resumen es que los cuatro días primeros de dieta los hice perfectos, genial, luego me fui de viaje y respeté lo que pude. Y los últimos dos días ha sido fiesta. Psicológicamente me cuesta partir de cero y empezar cuando he "pecado". Mañana me iré a pesar, sé que no perdido nada, pero bueno, le daré el voto de confianza a este señor y a ver qué me dice para las siguientes tres semanas.
Para quien no me conozca no quiero que penséis que espero milagros, me explico. Fui a este señor porque gente allegada ha ido y le ha ido muy bien. Pero cuando llevas unos años con el tema de la dieta imagino que conoces ya mucho. Este señor no me preguntó ni a qué me dedicaba, ni cual era mi hábito de alimentación, ni si hacía deporte, ni si sufría algún problema alimenticio, en mi caso bulimia ... nada de nada. Me sacó una gota de sangre y me dijo mil cosas esperando que me maravillara de lo que llevaba a saber: problemas de ovarios me dice, pues no, digo yo ... algún embarazo ... hombre no me jodas, si te he dicho que tengo niños ... cesareas .. con mi peso evidentemente ... abortos ... pues tampoco es tan de extrañar ... una expulsión natural del cuerpo en los primeros días de gestación tampoco es tan extraño... ves como tienes problemas de ovarios? me dice. Vamos que porque le doy el beneficio de la duda, pero mucha confianza sinceramente no me da ... vamos que como mañana vaya y encima me lea la cartilla ....
En fin, que ahí queda eso por si puedo ayudar.
La foto es porque quiero hacer antes/después. A día 24 de mayo, y a día 24 de agosto. Espero que en tres meses, bajo la ayuda y supervisión de un experto, veamos todos el cambio con la misma ropa.
Un besazo y feliz semana


16 de mayo de 2010

Una que se va a Roma ...


Bueno blog familia, deciros que la dieta va viento en popa, contando que he dejado de tomar alimentos que retienen líquidos ( la naranja, quién lo iba a decir ) que no tomo grasa, ni bolleria, se espera una bajada, cuanto menos de volumen, tengo que decir que ya noto algo ... genial. Me cuesta... claro que me cuesta, pero ... es lo que hay.

Me voy a Roma por trabajo unos días ... las comidas me costarán porque no voy por libre, me he anotado los alimentos prohibidos ... y trataré de ser muy buena, entre otras cosas por mí.
Vuelvo en una semana ... ahiiii qué nervios ¿ y si lo hago mal ?
Jopeta, me daría una rabia. Sea como sea ... estoy en marcha y ... eso es lo que importa ¿no?
Se os echaré de menos .... un MELBESO a tod@s

12 de mayo de 2010

Sin conocer mi peso .... comienzo una nueva etapa


Lo más importante de todo esto es que no me da ninguna vergüenza pedir ayuda. Ir a un médico a que me controle era algo que desde el balón me negaba, por el rollo que la finalidad del balón era aprender a comer y bla bla bla. Bueno, pues he aprendido cosas, pero no está nada mal que me ayuden, porque está claro que no puedo con todo, y que a todos nos va bien algo de ayuda.
Pues bien : hago deporte cada día, 30 minutos de bicicleta ( vale por quere cuidarme ). Me pongo un anticelulitico cada día ( vale por constancia ). Comienzo una dieta, centrada en desprenderme de los líquidos y del poquito colesterol que tengo. Pasaré hambre, como tod@s ¿verdad? Y llevo agujas para la ansiedad que me estaba consumiendo.
Lo más importante ... no sé mi peso, no me importa. Solo me importa VOLVER A PEDER PESO.
Se os quiere ... gracias por volver a estar ahí.

10 de mayo de 2010

Respirando hondo


Hola a tod@s, feliz lunes. Una de las cosas que me he propuesto es no escribir cada día, porque básicamente no tengo tiempo, y no quiero que esto me llegue a agobiar. Así que hoy, estoy aquí, a vísperas de un nuevo tratamiento en mi vida. Me he aferrado al balón como lo único que me ha hecho perder peso. Y sí,es verdad, me hizo perder 25 quilos en un año, pero no olvidaré que también tomé reductil mucho tiempo, y que en realidad, durante algunos días me di atracones y si bien, a nivel psicológico parecía que había un cambio, poco cambio hubo a nivel alimenticio, cambio real, quiero decir. Por eso, aunque sean pocas cosas, voy a hacer una lista de cosas que en los últimos años han cambiado en mi vida en lo que refiere a mi conducta alimenticia y deportiva :
- Ya no voy cada día a la panadería para desayunar, y lo he hecho sin darme cuenta. Ya no es una opción.
- Aunque haya comido mal, hago deporte cada día.
- Cuando voy a comer fuera, sistemáticamente como plancha y ensalada. Aunque la carne o el pescado lleven patatas fritas y coma alguna, o la ensalada lleve nueces. Pero ni me planteo fritos, o platos llenos de grasas.
- Mientras controlo hago las 5 comidas.
- En casa solo se come pizza los viernes y es como algo super festivo. Además, desde la masa hasta el tomate la hacemos nosotros. Cada vez los productos son más naturales.
- La cocacola que tomo es zero, aunque sé que no debería de tomar.

Y LA MÁS IMPORTANTE : CADA DÍA ME LEVANDO QUERIENDO COMER BIEN, AL MARGEN DE LO QUE HAYA COMIDO EL DÍA ANTERIOR.


... Y ya está. No voy a hacer una lista que no sea real. Quizás no sea muy larga, o para algunos no sean logros. Para mí sí. Y poco a poco iré cambiando más y se convertirán en algo natural, pero no será en un año, ni en dos. Eso ya lo tengo asimilado.

De momento mañana comienzo la acupultura, a ver qué tal me va. Trataré de estar tranquila y de pensar lo que como y por qué. Con la calma. Me he comprado anticelulítico y procuro maquillarme cada día. Lo que sea con tal de alejarme del monstruo que fui, y del que me quiero alejar ... pero con la calma. Porque si lo pienso mucho, me pongo muy nerviosa y eso no me aporta nada bueno. Mañana antes de ir a la acupultura no me pesaré. No quiero tener peso en casa, vivo más tranquila si no me peso. Y cuando digo que me quiero alejar del monstruo que fui, es porque cuando yo me miraba al espejo me odiaba, no por los demás. Si yo pesando 78 quilos soy la más feliz del mundo, no necesito ser un figurín.

Mañana, a lo más tarde pasado, os prometo peso según el médico y os comento el tratamiento. Y vosotr@s ¿ qué tal todo?

5 de mayo de 2010

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad


La verdad es que soy muy influenciable y además hay pocas cosas que quiera de verdad. Me explico, cuando quiero algo de verdad, tengo claro lo que es y voy a por ello, pero eso ocurre en pocas ocasiones, el resto de veces como me es indiferente tiendo a hacer lo que la otra persona quiere porque así consigo tener alguien más a mi lado que me aprecie. Lo que he aprendido con el tiempo es que la gente, todos, no me excluyo imagino vamos a lo que nos interesa y a veces hacemos daño sin querer. Por eso con 31 años estoy intentando aprender que lo que ocurre a mi alrededor NO ES PERSONAL, y por otro lado aprendo a vivir a la espectativa para que no me influya todo lo que los demás dicen o hacen. Y poco a poco lo voy consiguiendo. Así que ahora que han pasado 2 años desde que me puse el balón y volví a ser yo misma, creo que ha llegado el momento de hacer una valoración.

El 30 de mayo del 2008 pesaba 104 quilos y pagué 6000 euros para comenzar un tratamiento en el que creí con los ojos cerrados. Me fui a clínica Londres, me atendió un psicólogo, me gustó su manera de trabajar, creía en el producto y comencé. Durante los primeros meses todo era entusiasmo, hay cosas que no se me olvidarán, frases que aún están en mi mente y me ayudan todavía hoy :

- Antes a la basura que a la cintura.

- Hay que dejar algo en el plato para demostrarte que la comida no gana ...

... Y otras de mi propia cosecha :

Al ver una comida accesible como la de mis hijos siempre me decia ESA NO ES MI COMIDA.

El entusiasmo, la motivación hicieron que todo marchara bien. Mi psicólogo estaba encantado conmigo, era un ejemplo a seguir. Y yo que tanto necesito esa aprovación pues me iba creciendo. Iba perdiendo peso y creía que lo iba consiguiendo yo, porque todo era como muy natural. El balón no hacía nada salvo saciarme. Un día, allá por septiembre me di un atracón y se lo dije al psicólogo, y me dijo:

- Ten cuidado, eso te lo puedes permtir ahora, porque tienes el balón y quema 900 calorías por digestión pero luego no podrás hacerlo ....

Ostras, ahí sí que me dio miedo, eso no lo sabía. El balón además de saciarte hace que quemes más calorías con lo que no es tan "natural". Me di cuenta de que si bien yo creia que los logros eran reales y solo míos, el balón hacía más de lo que yo creía.

Con el tiempo cada vez me costaba más hacer la dieta, con lo que en octubre me recetaron en al clínica reductil, y me lo estuvieron recetando varios meses. Así seguia perdiendo peso, poco, pero seguía.

Poco antes de Navidad, tuve naúseas y devolví, al hacerlo vi que echaba sangre, me dio miedo y llamé a la clínica, me dijeron que no pasaba nada pero que hablaríamos sobre la extracción del balón. Dada mi situación y para evitar riesgos el 18 de diciembre me lo quitaron. Había perdido unos 15 quilos. Pesaba unos 88. Seguí con la dieta y la visitas semanales, pero en esta ocasión, era todo como muy frío. De hecho mi psicólogo comenzó un proyecto que compartía conmigo y durante más de dos meses en lugar de hacer terapia no solo hablábamos de su proyecto sino que le ayudé en varios aspectos a que saliera adelante, tanto a nivel de trabajo como escuchándole cuando las cosas no le iban bien. Recuerdo en una ocasión que al acabar le dije " Bueno, ya te pasaré la factura de la sesión" Y reimos. Yo confiaba en él, y bueno, si me lo pedia o se ponía a hablar de sus cosas, pues bueno, tampoco pasaba nada. Mayte y Esther me decían que no lo permitiera, que se lo dijera, sin embargo, a mí me sabía mal y poco a poco me iba cada vez desmotivando más y perdiendo más peso por el reductil que todavía me recetaban. No culpo a mi psicólogo, al menos directamente, simplemente yo consentí, en lugar de haberle dicho que nos centráramos en mi terapia. Aunque de alguna manera sí que le culpo en al medida en que él era el profesional, joder, había pagado 6000 euros, ¿ era yo la que le tenía que decir qué tenia que hacer ?.

La cuestión es que sea como fuere, yo consentí. Y así llegó el verano. Pesaba 80 quilos, aunqeu por su báscula pesaba 77. Me explico, la báscula de la clínica estaba estropeada y en lugar de pesarnos con la rota y luego con la nueva que ya tenían y valorar la diferencia de peso, esperaban para equilibrarla. Pero como no lo conseguían nos seguían pesando en la vieja. Recuerdo un día que me dijo la enfermera :

- Has pedido 1,7000

-¿ Pero si no he hecho nada ? ¿como es posible?

- Qué casualidad, eso me han dicho ya los tres pacientes de hoy.

¿ No se les pasó por la cabeza que quizás estaba pesando mal? Supuestamente ya no era obesa, pero no era cierto, pesaba con la báscula nueva 83 quilos, y eso me hundió.

Un día que fui a ver a mi psicólogo viéndome radiante me dijo:

- Cuando te conocí estabas como una cabra, perdona la expresión, y si vuelves a recuperar 20 quilos volverás a serlo.

Cuando salí de allí y se lo dije a mis amigas pusieron cara de ... "ya le vale, eso no se dice" Pero como era mi psicólogo y tenía fe ciega en él pensé que no era para tanto. Hoy, esa frase se repite en mi cabeza y me da miedo convertirme en lo que fui.

La cuestión es que pasó el verano, me puse en 88 quilos y pedí a la clínica otro balón, ya conocéis la historia. Mi psicólogo me estuvo convenciendo para que no lo hiciera, pero los argumentos que me daban no distan de argumentos que podrían servir para un primer balón. Al final dije que sí, que lo quería, y entonces me dijo que salvo casos muy radicales, no ponían segundos balones .... Hoy, meses después me consta que le han dicho a una amiga en un caso parecido que no hay problema en ponerse otro balón.

Dejé de ir, hacer unas semanas me llamó una señorita encantadora preguntándome si no deseaba volver a la clínica para seguir con el tratamiento. No, gracias. Le contesté. No me apetecía volver.

Hace poco le escribí un email a mi psicólogo comentándole lo de este segundo balón a un amiga, no obtuve respuesta. Poco después me dio por mirar su blog ... ya no me tiene entre sus blogs ... me ha quitado. ¿ Será que ya no intereso ?


La cuestión es que sin el balón no habría perdido tantísimo peso, y ahora, aunque he recuperado, peso 92, me siento con fuerzas para empezar otro tratamiento, da igual el que sea, porque lo importante es que alguien ajeno a mí me controle. Esta vez tiraré de acupultura y sobre todo trabajaré los nervios que me machacan bastante. No culpo a nadie de mi situación, no digo que el balón fue bueno o malo. Simplemente cuento mi historia para quien la desee leer, y si le puede ayudar, mejor. Yo sé que soy muy sensible, demasiado y eso hace que las cosas me afecten así. Me aferré a la clínica, a lo que me decían, me entusiasmé porque les creí, me dejé llevar por un profesional que al final en lugar de ponerse frente a mí y hacerme terapia se ponía a mi lado cual amigos a comentar el tema de la obesidad. Y lo lamento yo no buscaba eso, no era lo que pedí cuando fui allí. Necesitaba a alguien que me guiara, un profesional que me atendiera, no un amigo con el que ir a hacer caminatas. Me ayudó mucho, cierto es, pero me ayudó más cuando era el médico que me guiaba. Me hizo algún regalo para premiar mis logros, y de alguna manera como él dijo, para compensar la poca formalidad de la clínica en cuanto a sus premios de fidelidad cuando le llevabas "un balón" como ellos decían ( haciendo referencia a llevar a alguien para ponerse uno ). Clínica Londres nunca me dio nada aunque me prometiera un cheque con dinero al llevar a alguien, y lo hice con 3 personas. En fin, que mi médico se portó bien, pero no cuadramos, buscaba eso, un profesional, no un amigo.

Y sé que esto me pasa por ser como soy, no porque los demás sean buenos o malos.

Con estas palabras cierro un ciclo, otro paréntesis más donde me cuidé y aprendí cosas, no todas, pero algunas al menos sí. Ahora a seguir luchando sin lamentaciones.

3 de mayo de 2010

¿ Qué me dais que siempre vuelvo ?

Tan difícil como alejarse de la familia carnal, es alejarse de vosotros que tan bien me conocéis. Puedes huir de tu entorno, de tu vida, de tu casa ... pero jamás de tu vida. Por eso estoy aquí, con vosotro de nuevo. La vuelta, lenta, sin prisa. Tan solo un dato ... el día 11 comienzo un nuevo reto en mi vida, una ayuda para devolverme la autoestima que por un tiempo estuvo conmigo al perder tantos quilos.
Ahora que los míos ya no me buscan en la red al saber que me despedí, ahora respiro más tranquila.
PD. nunca me fui del todo, siempre os espié. Un beso

Clock