Nota aclaratoria publicidad ....

Alguien ha invadido mi blog con publicidad, cuando lo abrís, la publicidad se abre con él. Alguien lo ha hecho para beneficiarse con mi blog. Os ruego que si alguien sabe cómo quitarlo me lo hagáis saber. Un beso y gracias.

30 de junio de 2008

Va por ti Mireia

ADIOS BALONCITO, ADIOS
Nunca he conocido a nadie tan dulce como tú. Eres maravillosa. Desde que me dijiste que el día 30 te quitaban el balón decidí dedicarte el Post de hoy, y me avengüenzo porque casi se me olvida con todo lo que me está pasando. Pero como una cosa no quita a la otra, así que ahí va :

" Carta a mi amiguita "dinternet" :
hace tiempo y por otros motivos te dije que me parecías una chica muy valiente y atrevida. Yo, quizás en otro tiempo también lo fui, y me parece que tendré que volver a hacerlo, en fin, que te admiro : te admiro por lo que eres, te admiro por lo que desprendes, te admiro por tu sonrisa infinita y sobre todo por tus ganas de vivir. Por tu valentía, que te va a tener que acompañar mucho todo este tiempo sin balón. Hasta que aprendas a vivir sin él en tu estómago, pero sí en tu mente. Te deseo toda la fuerza del mundo porque yo solo de pensar en el momento de no llevarlo me angustio ¿ no nos lo podrían dejar para siempre? Pues eso, te deseo mucha suerte, mucha fuerza y mucho ánimo. Yo, en la medida en que pueda ( que espero será siempre ) estaré al otro lado del blog para lo que necesites. No te olvides que siempre podrás contar conmigo. Tú también has sido en mi vida, algo casual pero crucial.
Ánimo guapa, que esto esta chupado, que en nada te olvidas

Un beso

25 de junio de 2008

Empiezo a entender


Creo que voy entendiendo esto de mi relación con la comida, un poco es como con los hombres, yo comía de todo, a cualquier hora, daba igual el qué, lo que sí importaba era tener el estómago lleno y sentirme saciada y segura, sobre todo segura. Ahora afronto mi vida sin esa máscara, sin esa trampa, sin esas mentiras. Ahora me obligo a ver mi vida de frente, sin tapujos, sin atajos, sin escondrijos llenos de comida donde nadie pudiera encontrarme. Hay momentos en que se me hace muy duro, y no por no poder comer, sino por lo que veo al no comer. He quitado tanta comida de mi vida ... tantísima ... antes un tiempo me lo pasaba pensando en lo que iba a comer, otra parte de mi tiempo en comer y el resto teniendo remordimientos de lo que comia... o devolviendo. Ahora la comida no ocupa mi tiempo, así que tengo mucho para hacer frente a mi vida, y para tenerla ordenada, si bien el circulo que me enseñó mi médico es a + control, - comida, - peso, por lo tanto + control, - comida ... Ahora veo que sí que es verdad que ese círculo existe, pero con mi vida, pues lo que hacía con la comida era esconder mis sentimientos, lo que me pasaba y no quería afrontar. Ahora veo que a + control de mi vida, + tranquilidad, + perfección y eso me lleva a + control de nuevo. Bueno, no sé si me explico. Lo que sí sé es que un espeso velo cubría mi rostro y me impedía ver aquello que en realidad yo no quería ver. Ahora ese velo no está, y como os decía veo las cosas de cara y estoy acojonada, tengo miedo, porque hasta ahora no las quería ver, no las veía y eso hacía que viviera engañada, pero tranquila. Ahora que empiezo a ver lo que realmente ocurre me da miedo, pero tengo que afrontarlo, tengo que lidiar la situación, sin prisa, pero sin pausa y con valentía.


Hoy he ido a comer al restaurante donde voy últimamente, ir a comer a un sitio y no quedarme en el despacho saltandome la comida por no salir, o comiendo un cruasan o bollería ya es un éxito. No me salto comidas, no hago trampas. En fin, allí siempre hay algo de vegetal, pescado ... vamos que se come bien. Pues llego y de primero pasta, ensalada ( aun no me atrevo pues me han dicho que es de dificil digestión ) arroz... en fin, que nada que pueda permitirme. De segundo ; cerdo, no sé que ... vamos que mi única opción ha sido merluza a la romana. Pero eso sí, solo he comido eso y una mini rodaja de pan. No natilla, no flan ... porque como he dicho hoy cuando me han ofrecido bombones " yo a mi edad y con este cuerpo no me lo puedo permitir" Y me ha llamado la atención porque me han dicho "ui, a tu edad, ni que fueras una vieja..." Y yo he pensado ¿acaso hay una edad para dejar de fumar? Porque es lo mismo, solo que ellos, queridos exgordonautas, no lo entienden. La cuestión es que ya no digo que estoy de dieta, comer así ya no es un paréntesis en mi vida, no es una etapa, es mi vida. Y busco donde saciarme, y me estoy empezando a dar cuerta que creo que me tengo que saciar de mi misma, porque, teniendo los hijos que tengo, que son preciosos, no puedo ser muy mala, ni valer tan poco como a veces creo que valgo. Como dijo Feijoo , que un millón de personas opinen lo mismo no significa que tengan razón. Que solo unos pocos, poquísimos se den cuenta de lo mucho que valgo no significa que no tengan razón. Bueno, que ya está bien de ñoñerías, me voy a trabajar. Y la foto es de un montón de gente saltando, porque, como "Pe" yo también lo valgo.

24 de junio de 2008

Hoy es día de reflexión ...

Tengo mono de blog. O ¿remordimientos? No tengo ni idea, la cuestión es que no puedo evitar pensar en lo de anoche. Y si el estómago se me he hecho grande y el balón no tiene efecto, y si ya he recuperado el quilo que he perdido, y si, y si. Es igual, en mi afan perfeccionista el logro que fue no picar ni antes ni después y limitarme a comer lo que había en mi plato porque eso SI era mi cena, fue un gran logro pero ... pero claro podía ser mejor, siempre puedo hacerlo mejor y eso, eso es un agobio. Nunca es bastante, si por primera vez en mi vida logro limitarme (en mi casa, donde puedo entrar en la cocina cuando quiera a comer lo que se me antoje ... ) a comer lo que yo quiero, lo que hay en el plato, a no comer coca... bueno, pues no puedo evitar pensar que en lugar de dos rodajas de lomo podían haber sido una, no puedo evitar agobiarme pensando que tan solo tenía que haber comido los mejillones. Imagino que forma parte de la obsesión, no tengo ni idea. Pero no, voy a ser fuerte, lo de ayer fue un logro muy logro, y ahora que puedo limitarme a comer lo que debo y no lo que hay alrededor de lo que debo comer, controlaré las cantidades. Hoy, por ejemplo, he desayunado lo que me tocaba; un zumo, 10 gms de jamón, y 20/30 gms de pan. No he hecho inventos, ni trampas " ahora no desayuno porque ayer ... " Lo que sí haré será comer solo puré, merendar un actimel y cenar un caldo, pero porque mi estómago me está diciendo "ya te vale nena". En fin, exgordonautas, que mientras el instinto quiere comer y a veces lo consigue, la parte pensante dice "ya te vale". Vaya conflicto, vaya conflicto.

Resultado VERBENA 0 - MELORA 1


Son las 2,22 de la madrugada, se acaba de ir todo el mundo. El resultado ha sido el siguiente : nos sentamos a cenar y como mejillones con un poquito de salsa que ha hecho mi mami especialmente para mí. Cojo un plato y me sirvo : tres rodajas de lomo, dos rodajas de salchichón, y dos rodajas de chorizo ( decir que todo era ibérico ) pan : unos 40 gramos. Tengo que decir a mi favor que he comido puré de calabacín, sin segundo para compensar la cena. En fin, remato con tres mejillones más y me planto. Pues si no estaba en mi plato : NO ES MI CENA. Esta frase la voy repitiendo a lo largo del día, igual que la he repetido las 500.000 veces que he tenido que entrar a la cocina ( un bibi, un vaso de leche, agua, hielo, wiski. .. ) y veía esas platas de embutido, ese pan rústico ... y me decía "esa no es tu cena, esa no es tu comida" Resultado final : no he picado nada, nada de nada. No he picado antes de cenar mientras se preparaba toda la comida, he comido lo que me he puesto en el plato, y no he comido coca, ni postres, ni nada dulce, y para rematar no he picado después de la cena. Yo creo que bien ¿no?. La satisfacción de no ceder, de, aunque comiendo quizás algo que no es bueno para mí como el lomo o el chorizo, comer lo que me toca, lo que decido, lo que me pongo en el plato y no ceder ni una vez a la tentación, que no ha sido poca, decía, la satisfacción ha sido mucha mucha mucha. Así que tras unos minutos deliberando y tras la felicitación de mi marido, creo que esta batallita la he ganado.

Sí señor, bien por mí.

23 de junio de 2008

Quilo cuatrocientos menos... mola


Me escapo un ratín de la verbena, mi padre se llama Juan y es de las pocas cosas que se relebran religiosamente en casa, nos juntamos todos y ala, a tirar petardos y claro, a comer. Hoy mi madre ha comprado embutido ibérico, y yo llevo toda la tarde paseandome ante las bandejas que brillan de grasita, como un felino en torno a su presa esperando el momento oportuno para atacar, paciente, buscando el mejor momento y concentrado en su cometido. Yo, como no soy un felino me he comido un puré de verdura antes de que viniera todo el mundo, es la única manera de paliar un estropicio, salir a la terraza a la hora de cenar con un chicle en la boca es el otro remedio. Son actuaciones de supervivencia. Gracias que hoy he ido a ver a mi supermédico y me ha explicado como somos capaces de desconectar de la conciencia para hartarnos a comer, comer y comer. Y sé que mi tía me mirará con pena y pensará, depende como dirá " qué pena estar así siempre" con un aire melancolico y como sin darle importancia, y yo pensaré o incluso diré "qué pena no poder ponerme la ropa que me gusta" La cuestión es que debido a mi enfermedad, queridos exgordonautas, da o doy pena algo, y me planteo que la pena sea algo que con el tiempo me valga la pena. Lo que sé es que comiendo disfruto un 5 o 10 % de las veces, todo lo demás son remordimientos, y con la ropa que me gusta, bailando, corriendo y jugando con mis hijos, disfruto un 100%. Así que prefiero dar pena porque no puedo comer lo que quiero, que darmela a mi misma porque no puedo ponerme los escotes y vestidos que me apasionan. Otra cosa que he aprendido hoy es que la comida es solo otra cosa a la que decir que NO. NO tengo el piso que me gustaría tener, NO tengo el coche ni la moto, ni la autocaravana que me gustan, NO tengo muchas cosas de las que quisiera tener, como cualquier persona, yo solo tengo que añadir NO a los dulces, al alcohol, a la pasta, al cerdo, al embutido ... a las cocas. FELIZ VERBENA, yo la celebraré pensando en la ropa que me he probado hoy en Mango y que ya no me quedaba del todo mal.

19 de junio de 2008

Vale, lo admito, soy "carballidoadicta"


Siempre me ha gustado escribir, y por las opiniones expertas que han leído mi pequeña obra, parece ser que no lo hago mal. Mis amigas estaban encantadas conmigo cuando éramos más jovencitas, pues escribía relatos o pensamientos donde, ellas decías, que se sentían identificadas y donde refleja un montón de sentimientos que eran incapaces de parafrasear. Para mí era sumamente fácil, no entendía cómo eran incapaces de expresar con palabras esos sentimientos que a mi me salían sin ningún tipo de esfuerzo. Dicen que tengo un "don", pequeñito y de estar por casa, pero un don. Bien, pues eso me pasa a mí con Jordi Carballido, mi médico, mi psicologo, soy su fan número uno, bueno, con lo bueno que es, seguro que tiene muchísimas. Os cuento, a lo largo de mi vida de maniacodepresiva- compulsiva me ha dado tiempo de visitar unos cuantos médicos, unos escuchan bien, otros no tan bien, pero siempre hablas tú. Con Jordi es diferente, es él el que habla, y me cuenta, y tiene el don y la sabiduria de explicar con palabras esos fantasmas que se apoderan de mí y que hacen que de vez en cuando decaiga. Hasta el punto, que si no lo veo una semana lo noto, me canso mucho más, no tengo esa energía que se me recarga cuando un ratito a la semana estoy con él. Sí, queridos exgordonautas, soy una adicta. Lo he sido a muchas cosas en mi vida, a la cocacola, al tabaco, a la comida ... ahora y así se lo hacía saber a él no hace mucho, me he vuelto adicta a esos relatos que hablan de mí sin conocerme y me dicen cosas que vivo pero que no entiendo, que siento pero que no veo, que pasan pero que no controlo. Y esta semana debido a un error, no lo vi, y lo noto. Noto que tengo menos fuerzas, que me dan ganas de tirar la toalla, ese carro lleno de kilos que llevo a cuestas y del que me tengo que deshacer pesa más de la cuenta. Vaya por Dios, hasta el lunes no tengo visita, y tengo que ser fuerta y seguir haciendolo bien, para así cuando llegue tener mi recompensa de ¿cuantos? ¿600 gms menos? ¿ un quilo? ¿más? ¿menos? Venga, que esto está "chupao" que diría mi marido. Solo unos día, solo cuatro días, haciéndolo perfecto y entonces la diosa de los deseos volverá a hablar, volverá a decir la verdad por encima de cualquier cosa, y yo cogeré el papel y sonreiré por dentro sin que la nutricionista sepa que la alegría me desborda, porque otra vez, por fin, lo he conseguido, habré ganado otra pequeña batalla de semana. Guaaalaaaaaaaaa, si va a ser que voy a ser positiva, que pasada, se siente hasta una mejor. Besitos.

PD: ¿ y si os digo que hoy por primer día en mi vida he comido berenjenas a la plancha, y va a ser que están de vicio, un nuevo mundo sigue abriéndose ante mí.

17 de junio de 2008


Bueno, bueno bueno, parece que la cosa rula, parece que sí, 1,500 kg menos, gualaaaaaaaaaaaa, que suerte tengo, voy viendo números que creía que no existían, que algún día pesé, pero ya no lo recordaba. Y eso me hace tener mas ansiedad por perder peso YA. Y no puede ser, así que respiro hondo y le doy tiempo al tiempo, y todo pasa tranquilamente, y hago mis comidas, y trato de no ser una bomba de relojería. En fin, más sacrificio, más resultados, mas satisfacción.

Hay veces ...


Hay veces que sin saber cómo, el porqué sí lo sabes, una gran tensión se va apoderando de ti, tú no te das cuenta, pero poco a poco algo dentro de ti te va dominando, y de pronto, y sin saber de nuevo cómo, estallas. Y claro, lo haces con las personas que más cerca tienes de ti. Parece que tu vida es un mar lleno de calma, lleno de alegría por los logros conseguidos, pero por debajo un movimiento que tú no sabes que existe se va apoderando de las aguas. Es el precio a tan grandes logros. Ayer, para mi sorpresa, pasó. Hoy voy al médico, y seguro que he perdido peso, pero hay algo que ni el balón puede controlar, y es el control que supone vivir rodeada de todo aquello que tu metabolismo te niega. Y claro, los demás no se lo esperan, y se quedan atónitos al ver tu reacción. Hay veces en que no nos podemos controlar, y como no comemos lo hacemos con burdas excusas o pretextos que no tienen tanta razón de peso.


Lo lamento, siento ser una bomba de relojería, siento tener la capacidad para maniobrar una trama tan sucia sólo para que la tensión que hay en mí y que yo no sabía que existía se libere. Siento haber llegado a este punto. Nunca quise controlarte, es solo miedo.

16 de junio de 2008

Sin rastro


Llevo unos días desaparecida, y es que escribir cada día era un poquito suplicio, me explico. Analizar cada uno de mis movimientos se me hacía muy duro, así que opté por descansar un poco, y menos mal porque ha sido un fin de semana duro, duro. Viernes noche, evento en el trabajo, todo lleno de croquetas, empanadillas, patatas, pizza ... además teníamos que montar nosotros los platos y las mesas, en mi vida he tocado tantas croquetas sin comer ni una. Fue duro, pero cada momento superado me hace mas fuerte. Eso sí, fui un poco arpía, y cuando ponía las patatas sobre la mesa les decía a mis compañeros " Yo os pongo las patatas, pero cada patata tiene 30 calorías, yo os pongo los cacahuetes, pero cada cacahuete tiene 40 calorías ..." Bueno, no les hizo mucha gracias y no se los acabaron, no se porqué sería, jejeje. En fin, la cuestión es que fue prueba superada, yo pedí para cenar mi plato de verdura y mi carne a la plancha, bien por el cocinero, que es un encanto y buena persona y me hizo un plato delicioso, todo acompañado de un botellin de agua ... ahhh, y todo esto acompañada en todo momento por una caja de bombones que me habían regalado, porque sí, yo estoy a dieta, pero mi santa madre no, y ella, ella se lo merece todo solo por la adolescencia que me aguantó. Estuvo bien, no fue tan duro como pensé. Sinceramente mi amiguito me ayuda mucho, el hecho de no tener hambre y de estar saciada ayuda mucho mucho, no concibo lo que he hecho este fin de semana sin el balón. Bueno, sábado mañana, cumpleaños de un amiguito de la peque, mesas llenas de bocatas, cocacola, patatas ... etecé, etecé ... y sí , ahí me achuché bastante, fue muy duro, un constante esfuerzo por no comer. Y es que la sensación es rara, hasta ahora quería hacerlo y tenía que controlarme continuamente, ahora, no quiero comer y eso resulta más duro, porque batallo no contra mis deseos, sino contra mis no deseos, es como si me dijera "jo, no quiero comer, pero comería tanto ... " En fin, ayudada por mi super marido superé el día. Y para rematar llegó la noche, cena con los papas de la guarde, y es que a mi me va el cuero, con balón, que recomiendan evitar actos sociales ahí estoy yo apurando todo y más. La cuestión es que de primero ensalada, esqueixada, y embutido con pan de pagés, vale, comí una rodaja de jamón, dos de lomo y dos de chorizo ....... y un trocito de entrecot, olé mis remordimientos, eso sí , pedí profiteroles y se lo llevé a la mesa de los papás, que ellos sí que pueden. Lo que me pareció al principio una derrota al comer un poco de embutido, se convirtió en un triunfo, no me dejé llevar, me controlé, comí algo que en principio no puedo, pero no tiré la toalla al pasarme, y es la primera vez que me pasa, es más, con el consentimiento de mi marido, habíamos acordado que me podría tomar una cocacola, ya sabéis de mi adicción, y no lo hice. Vamos, que ¡ nos hemos coronao ! Y el domingo, oh, qué gran día, ya he encontrado el regalo de final de curso, bien por la tecnología, bien por las cosas modernas, bien por la WII FIT, o algo así, que estupenda, te mueves y es divertido divertido, haces step, esquias, es chulo chulo. Ahh otra cosa, ya no me peso cada día, otro gran reto. En fin, exgordonautas, que sabéis qué os digo : Ole por mí. Ole por el balón. Ole por mis nuevo hábitos. Soy la mejor.

12 de junio de 2008

Cuestión de ... bocatas?


¿ habéis visto la serie "cuestión de sexo" ? ¿recordais el primer capitulo? Uno de los protas, Diego, iba por la calle y veía a todas las tías en pelotas, las veía desnudas. Eso me pasa a mí con los bocatas, con la comida. Es impresionante la cantidad de situaciones que relacionamos con la comida, allí donde vayas hay comida... me explico. Desde que tengo el balón, me he encontrado con alrededor de unas 10 situaciones que podía haber excusado con "un día es un día", además situaciones que para nada han sido reuniones sociales. Un desayuno con los del trabajo porque estabamos fuera ( bocata, cola, y café con pastas ), otro desayuno de despedida del curso ( donuts, cacaolat, crusanes de chocolate y agujeros de filipinos, bendito quien los inventó, que deliciosos ), comida del cumple de la mama ( jamón, canelones y redondo de pavo), clausura de curso ( 2 ), con el pica pica correspondiente y la cena a base de croquetas, pizza, empañadillas ... , cena con los papas de la guardería ( tapeo de entrante y entrecote de segundo ), festival de la pequeña en la guarde ( pica - pica ).... y suma y sigue. Es una pasada, hoy he oído por primera vez el " venga, por un día ". A lo que yo día, por un día empiezo, sigue por una semana, y de nuevo se convierte en mi vida. Sin darme cuenta, hubiera hecho uno de cada dos días de comida extra, demasiado para un alcohólico ¿no ? Igual para mí. Lo que estoy aprendiendo es a no esconder mi situación. Lo digo tal cual, si estoy a dieta, pues estoy, y pido un menú especial como el que es vegetariano o celiático ¿se dirá así?. Si preparamos algun acto que requiere que cenemos pues yo mi menú especial ¿porque? Pues es simple, porque a mi edad determinadas cosas ya no las puedo comer, y tal cual lo digo, y no pasa nada. Es como si estuviera aceptando a qeu mi vida es así, sin más , sin trampas, quizás esté empezando a verme, y eso, eso me da algo de miedo. Por cierto ,ya he estoy comprando trapitos nuevos y bueno, complementos, me enloquecen, bueno, nos enloquecen a todos en casa, a mí por lo que compro y a mi marido por lo que gasto. Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, tadodo.

11 de junio de 2008

Holaaaaaaaaaaaaa ¿ hay alguien ?


Pues sí, resulta que hay alguien, que hay más como yo, no soy la única. Y eso, eso consuela. Hoy he ido a la visita semanal, primero peso, gualaaaaaaaaa, he perdido 800 gms, más 800 que no he cogido, algo más de kilo y medio. Hombre tu verás, las cuentas así mejor. Luego me voy a ver a Jordi, mi médico, mi psicólogo, mi .... mi vidente. Tiene que serlo, sí señor, porque si no no puede describir con tanto detalle muchas de las situaciones que he vivido frente a la nevera. Hoy me ha descrito un momento de mi vida que se ha repetido una y otra vez, y que parece ser que es la COMPULSIÓN, son esos momento que yo digo que dejo de pensar, para no verme, y como, como y como, y lo hago hasta que dejo la nevera limpia, bajo la "falta etiqueta" de que mañana empiezo, y ese mañana nunca llega. Eso sí me pongo ciega, y luego los remordimientos, y luego ... me iba hablando, iba verbalizando todos esos momentos que yo he excusado. Y darles forma hace que pueda con ellas, dejan de ser ideas o actos abstractos para ser historias cuyo final puedo cambiar. Justo cuando volvia a casa y dominada por la euforia del descubrimiento me he sorprendido diciendome, "va, hoy me paso, mañana empi..." no he acabado la frase, he sonreído, y al llegar a casa me he puesto mi comida, lo que me correspondía, lo que debía, sin trampas, sin etiquetas, sin mentiras... he ganado una batalla, he sido coherente y la satisfacción de haberlo conseguido, eso, eso sí tiene precio. Bien por mí, bien por mi plato de puré.

10 de junio de 2008

Sin prisa pero sin pausa


Tengo que hartarme de paciencia, estoy desesperada, no ha hecho aun los 15 días con el balón y estoy que ya quiero perder cienmil quilos, y no puede ser, todo requiere su tiempo. No llega el verano, llegan las lluvias, no se van lo quilos, vienen las comidas sociales... Además tengo un montón de reuniones-comidas sociales estos días. ¿Mala suerte? No, la decisión de ponerme el balón ahora no ha sido casualidad, este mes es así desde siempre, cumpleaños, reuniones, cenas ... Por eso decidí ponermelo ahora, si no, estaría tan enormemente hinchada que estaría mal, pero que muy mal. Así que ahora miro la comida y pienso NO ES MAS QUE COMIDA, no se va a acabar... o sí, que con al huelga... En fin, que quien no se consuela es porque no quiere. La cuestión es que creo que he hecho bien para frenar un poco e ir habituandome a comer bien justo cuando dejo de tener un horario establecido, pues cojo las vacaciones. Mañana voy al médico, a pesarme, a ver cómo va todo, espero que bien.

Gracias chati por la idea del marisco, lo comeremos el domingo, a tu salud.

9 de junio de 2008

No volveré a tener 33 años


Hoy estoy filosófica, sí, hace ya a tiempo que me invadió una idea, y hoy la he vuelto a desenterrar. NO VOLVERÉ A TENER 28 AÑOS, pensé hace ya 5. Y es que es así, cuando tenía 18 no sabía valorar lo que tenía, pues estaba obcecada en que estaba gorda, así me lo habían hecho creer mis amigas, mi familia, y yo por desgracia no tenía suficiente fuerza para decir con total indiferencia " pues yo no me veo gorda" era lo que yo creía, tenía 14 años, medía 1,60 y pesaba 64 quilos. Entonces tenía razón. Si me hubieran dejado crecer, si yo hubiera tenido mas fe en mí misma, si me hubiera querido más, les hubiera vencido, pero no lo hice, crecí dejandome creer que todo el mundo tenía más razón que yo. Pensando que yo no valia nada, aun no sé porque fue así. Miedo a estar sola, necesidad exagerada de la gente ... no tengo ni idea. La cuestión es que ahora me miro con 2o años y sé que perdí el tiempo lamentandome. Hoy me imagino con 60 años, con las carnes caidas y desencantadas mirando a las muchachas de 30 y lamentandome de lo mismo. Y no quiero, he decidido que como no volvere a tener 30 años voy a aprovecharlos. Ahora con el balón, sí es muy duro, ayer hice palominas y mi marido y mi hija se pusieron ciegos, y yo no las prové. Y es que solo es comida, solo eso, no se va a acabar, no la necesito. Sin embargo sí que quiero otras cosas. Estoy cogiendole el tranquillo a esto del balón, porque como me siento saciada enseguida tengo unos remordimientos del nueve, y no sé qué hacer. Hasta el miercoles no voy al médico y me siento muy muy perdida, llamaría antes pero me da como no se qué. En fin, que a nivel médico he tolerado el balón la mar de bien, pero he desayunado una rodaja de pan, una rodajita de jamón, petitona petitona como diria mi hija, y una loncha de queso y parece que voy a estallar. ¿Estaré haciendo algo mal? bueno, el miercoles al médico. Un besito ex-gordonautas ( sí , veo Yo soy Bea, me ha decepcionado mucho el cambio, espero que el mio sea mucho mejor )

7 de junio de 2008

Una montaña rusa


Hoy ha sido un dia duro, duro y extraño. Estoy empezando a experiementar cosas que no conocía y eso me aturde en algunas ocasiones. Por la mañana, me he pesado, otra vez, molt malament, no puede ser, pero lo hago. Y como no me he equivocado, porque aunque a mí se me haga eterno, SOLO HACE UNA SEMANA QUE LLEVO EL BALÓN, UNA SEMANA. Pues eso, que al final me he dado cuenta de que hay que tener paciencia y hacer bien las cosas, además tengo un superapoyo que no se lo salta un gitano. En fin, que he desayunado mi zumo, he comido mi puré de verduras y un trocito de carne cortadita como me indicaron y masticando mucho mucho, y como parce ser que lo estoy tolerando mucho mucho y muy bien todo, pues para merendar me he dado un lujo : unos 30 grms de pan y unas rodajitas de jamón. Y aunque realmente no es mucho, me he empachado y ya me he empezado a emparanoiar, me explico, lei que si comes mucho el estómago se acaba dando y acaba por no servir de nada el balón. Claro toda la semana a purés y me como, por muy masticado que sea, esa merienda, pues "mempachao". Hace no sé cuantas horas que he merendado y sigo empachadisima. Imagino que ahora empiezo a verle sentido al balón. Me explico, hasta ahora no podía comer de nada y eso me estresaba. Sin embargo ahora, veo que puedo comer de todo, pero que enseguida me empacho. Así que soy yo la que decide no comer pues me siento excesivamente llena. Y eso me gusta, ser yo la que decida es algo que me resulta atractivo y nada estresante. Así que con este pensamiento y mi estómago lleno llenísimo me voy a dormir, hoy, no soñaré con mi bocata de chorizo, si un caso, con una puntita de nada.

5 de junio de 2008

Sorprendentemente OPTIMISTA


Empecé el blog para desahogarme y explicaros lo que me pasaba. Pero esta vez no puedo hacerlo, y la razón es simple, NO TENGO NI IDEA. Por un lado siento rabia por no poder comer lo que quiero, me siento como una niña mal criada que no tiene lo que ella quiere "jooo, no tengo mis galletas", con un ingrediente añadido, que soy yo misma la que se ha traicionado, me explico. Es como "misterjai y doctoryeki" ¿así se dicen no?. En un acto de valentia y sin encomendarme a nadie me puse el balón, sin pensarlo ( creo que de haberlo pensado no lo habría hecho) y ahora está la niña flojucha y caprichosa que no quiere. Bueno no quiere, no quiere estar sin comer, pero sí quiere perder peso, es un lío. Me explico, como os decía antes me siento rabiosa y enfadada por un lado, no chocolate, no chuches, no patatas, ¿como cuando hacía dieta antes ? NO, ahora la cosa ha cambiado, porque ahora no es que no coma cosas que no engorden, ahora no como aquella comida que no me toque, que es bien diferente. Creo que es eso lo que tengo que aprender, antes hacer dieta era comer cosas que no engordaran, y eso se iba dilatando hasta acabar comiendo cosas que que engordaran poco, y llegar hasta donde no debía, ya no hablemos de las cantidades. La cuestión es que por otro lado no me acabo de acostumbrar a esa sensación de ganas de comer, dice la gente que me acabaré acostumbrando, pero yo empiezo a pensar que no será así, me parece imposible acabar acostumbrandome a vivir rodeada de comida y no sentira atracción por ella. Recuerdo cuando dejé de fumar, que me obsesionaba tanto tener un desliz y volver a fumar que soñaba con ello. Soñaba que estaba fumando y me decía, "¿ves? ya ha caído otra vez" Ahora es un poco lo mismo, estoy tan obsesionada con que no llegaré a acostumbrarme que no sé si lo conseguiré. Y por último y no menos importante, mi otro sentimiento que me acompaña : un optimismo grande grande grande. Sí, a pesar de esa rabia y ese desconcierto estoy sorprendentemente contenta. No sé muy bien como ni porqué, la cuestión es que tengo ganas de reir, y no es que haya perdido cien mil quilos, o yo qué sé, creo que lo que pasa es que en el fondo de mí está claro que por fin, depués de mucho tiempo, a pesar de la renuncia a los caprichos, a tener morretes, a gruñir de vez en cuando cual niña malcriada sé a ciencia cierta que por fin estoy haciendo lo correcto, y eso, eso es muy satisfactorio.


PD. Anoche ya no aspiré a una hamburguesa, anoche mi ansia y deseos de comer se transformó en un palito, un mísero palito de pan de los que come mi hija cuando va a la guarde. Me engañaba pensando que solo era un palito, que lo desharía en la boca, que no podía hacerme daño, que no podía engordar... Cual traicionero puede ser el subconciente. Sin embargo, la botella de agua ganó y no me dejé vencer. Agotada me fui a la cama, sabiendo que aun quedan muchas batallas que ganar. Al menos cada día una.

4 de junio de 2008

Creo que me he visto en el espejo


Faltaban 10 minutos para las 8 de la mañana, he cogido el ascensor para ir a la sala de los ordenadores, tenía que introducir unos datos a primerísima hora. Y me he mirado en el espejo, me he mirado como tantas otras veces, pero esta vez no ha sido de pasada, no he comprobado el maquillaje o el rimel... hoy me he mirado, y me he visto. Hacía tiempo que no me veía, demasiado tiempo, años. He vuelto a ver a aquella muchacha de cara fina y grandes ojos, a aquella joven que subia a los ordenadores por las escaleras y las bajaba corriendo rociada por el sol que entraba por las ventanas a esas horas de la mañana. He visto la alegría con la que se comía la vida, el entusiasmo con el que adornaba sus actos, la sonrisa con la que miraba a sus compañeros de trabajo, la indiferencia ante las críticas rancias porque nada podía estropear esas ganas de vivir. ¡Qué feliz era yo! Mi felicidad no dependia de nadie ni de nada porque nacia en mí misma. El día que empecé a coger peso para esconder a aquella muchacha alegre y vivaracha, dejé de ser feliz por mí misma. Y creo que por eso me aferré más a la comida, porque ella nunca falla. Ha sido hermoso verme, pero me he entristecido mucho, ¿como he podido estar tanto tiempo así ? ¿ como he podido estar tan sola ? ¿ tan lejos de mí misma ? Lo de hoy ha sido solo un amago de lo que algún día fui. Pero ha sido suficiente para saber que he hecho bien, que no podía seguir viviendo sin mí misma o conmigo tan escondida. Ayer por la noche, mi marido estaba fuera, mis hijos dormían y yo no me quitaba de la cabeza una hamburguesa que le había hecho a mi hija. Me la hubiera comido, daba igual, aunque la hubiera devuelto, total, solo era carne a la plancha, pero sabía que si cedía, iba a ser la primera de muchas derrotas que me llevaría a perder la guerra. Y me metí en la cama con una botella de agua. Hoy será más fácil al recordar la imagen que vi en el espejo y que me recordó lo que algún día fui y lo que ansio con todas mis fuerzas volver a ser. Gracias mi vída por no haber dejado nunca de ver a aquella muchacha alegre y feliz.

3 de junio de 2008

Creo que tengo hambre ¿ será posible ?


Ayer opté por cenar, por respetar las comidas, y se me fue la mano. Apenas cuatro cucharaditas de puré de verdura. Judía verde cocida con caldo de cocido de la mama mía, para que tenga más sabor, idea de la mama mía también. En fin, la cosa es que me como el puré, poco a poco, deshaciendolo en la boca como me dijo la nutricionista ¿ me puede decir alguien cómo se deshace un puré ? ¿qué por eso es puré ? Bueno, pues se deshace más todavía, cosas de brujas, creo yo, otra vez. En fin, que digo, va, me animo con un yogur. ¡En qué momento! Madre mía, no lo pude acabar, lo trituraba más si cabe, lo saboreaba. Y el baloncito dijo ¿yogur? Pues va ser que no. Y empezó la fiesta, una arcada por aquí, un mal estar por allá, que ahora no me sienta bien, que ... que lo 5 metros lisos al baño. A devolver... Mea culpa, el yogur actuo en mí como una sobredosis de pizza, seguida de helado y para contrarrestar el dulce, un poquito más de pizza, por aquello de las mezclas. En fin, ¿ la parte buena ? Que después me encontraba la mar de bien. Hoy me he levantado y la mejor parte ha sido al ponerme la ropa. No es que esté superdelgada, pero antes la manga corta de la camisa me apretaba, ahora ya no, y los pantalones me bailan un poquitito, que bailen, que bailen... Pero es que tengo algo en el estómago, COÑO EL BALÓN, no no es eso. Se me pone algo, no sé si es hambre, ¿podrá ser? Hay momento de pequeños espasmos, como ahoooooooorrrrrrrrrraaaaaaaaaaaaaaa, ay, que daño, pero luego tengo como hambre, luego se pasa. No sé, la cosa es que hoy no puedo ir a comer a casa y me he traído un actimel para comer, de nuevo hoy, probaremos el puré, eso sí, sin yogur. El yogur en mi vida tendrá que esperar. El yogur y los bombones; me explico, no sé como se llaman, pero al tener a mi segundo hijo una compañera de trabajo me trajo una caja de bombones deliciosos, son bolas de chocolates con una almendra por dentro y una capa entre la almendra y el chocolate de fuera de caramelo o algo así. Bueno, no sé como se llaman porque tampoco me hace falta, voy a la pasteleria de Diagonal y digo, quiero esos, sí los de la caja grande. Bueno, eso era antes. Con el tiempo espero poder comer alguno, alguna vez, entre nosotras, era lo mas parecido a un orgasmo que he encontrado... Y hablando de orgasmos, ¿qué hay detrás de una mujer que hace dieta? Un hombre que pasa hambre. Sí, ese es mi marido, pero eso os lo contaré otro día.

2 de junio de 2008

3 Quilillos menos, una dosis de mala leche más


Era cuestión de tiempo que pasara, tengo tanto miedo, tanto pánico a no tirar adelante este proyecto que la tensión se apodera de mi en forma de mala leche, y hoy me he enganchado con mi hermana. Una esta la mar de bien, contenta porque hoy he hecho mi primera visita después del balón y desde el día del balón he perdido 3 quilos. Pero por dentro se va acelerando una tempestad y algo que se podría haber arreglado con una pocas palabras se ha convertido en una tormenta tormentosa. En fin, me sabe muy mal, no por lo que he dicho, pues sigo pensando igual, sino por como lo he dicho. No son formas. Tengo la impresión incluso de tener hambre, aunque si la tuviera me comeria cualquier cosa, como el puré de verdura que me he hecho para cenar, pero no me apetece, así que me he ido directamente al zumo. Bueno, sí lo he comido, tres cucharadas pequeñas, pero ya no podía más, no sé si por desiria o por aburrimiento, la cuestión es que mañana haré un esfuerzo por hacer las comidas con lo que me toca, aunque ¿ y si no me apetece ? ¿ veis ? eso no lo había pensado, no lo he preguntado ¿tengo que comer obligatoriamente? Claro, era algo que jamás en mi vida me había planteado, pues yo he comido siempre obligatoriamente y sin obligación. Y ahora no sé si debo comer aunque no me apetezca. En fin, yo creo que por hoy ya está bien de desvariar. Ánimo a tod@s

1 de junio de 2008

Tres días sin comer... y 7 sin beber COCACOLA

Hoy os confieso mi otra adicción, la COCACOLA. Sin darme cuenta, y dado que lo importante era seguir una dieta blanda, luego líquida y más tarde con el balón puesto beber solo sorbitos de agua... no me di cuenta que no bebía cocacola. Y puesto que llevo 7 días sin cocacola, chocolate , chuches, azucar... tengo una sensación de mono que lo flipo, ayer me dio una depre que ni os cuento. Es como si mi vida hubiera quedado vacia, vacia de adornos, de color, de alegría. Todo lo he centrado siempre en la comida, y ahora veo un futuro sin ella y me deprimo. He dudado en haber empezado est tratamiento en el momento oportuno ( tengo dos bebés, uno de 9 meses y la peque de 3 años ) y lo cierto es que son agotadores. Mi jornada empieza a las 6 de la mañana, arreglalos, arreglate y llevalos a casa de los abuelos, vete a trabajar, vuelvo a las 6 de la tarde, y lo mismo pero a la inversa, baño, pijama, cena y dormir. A las 11 el ultimo bibi del bebé y hasta qeu el quiera. Y los fines de semana que ansio para estar con ellos y mi señor esposo y padre de las criaturas, es más agotador todavía, pues tienes que atenderlos todo el día con las necesidades que eso conlleva. Bueno, pues así llevo todo el día, dudando, pero no es otra forma más de intentar huir de algo que va a ser muy duro. Evidentemente el balón te regala una sensación de hinchazón continua que te hace evitar tener hambre, pero la ansiedad se apodera de ti, tengo ganas de empezar el tratamiento con el psicólogo para que me ayude. Bueno, la cuestión es que hoy solo he vomitado una vez, aunque me parece que no va aser la última, pues me siento muy debil y he decidido tomarme a sorbitos un actimel que dicen que refuerza las defensas, y yo las mías las tengo bajitas, bajitas. a ver como lo toma el balón, igual las superdefensas del actimel que salen por la tele en forma de luchadores puedan con él. No sé. Lo cierto es que estoy algo confusa, por cierto, me he pesado y ya son dos quilos menos, aunque claro, con la comida que como... ¿ he dicho comida ? ¿veis como desvarío ? En fin, la cuestión es que he decidido aferrarme a la ropa que me compraré la temporada que viene, este verano tiraré con al ropa que tengo y en invierno igual, con lo que hay, es como una penitencia, eso sí, dentro de un año, Dios quiera que todo haya ido bien, MANGO prepárate, me encanta su ropa, sus vestidos largos y vaporosos, sus escotes, sus flores. Me encanta la ropa alegre, viva, con vitalidad. Y sentirme con fuerzas de correr detrás de mis hijos hasta hartarme. En definitiva, cualquier pensamiento que se apodere de mi es solo una excusa para intentar huir del sacrificio. Pero esta vez las excusas no van a poder conmigo. He elegido bien, por mí y por los míos. Así que adelante, sin prisa pero sin pausa.

Clock