Nota aclaratoria publicidad ....

Alguien ha invadido mi blog con publicidad, cuando lo abrís, la publicidad se abre con él. Alguien lo ha hecho para beneficiarse con mi blog. Os ruego que si alguien sabe cómo quitarlo me lo hagáis saber. Un beso y gracias.

29 de diciembre de 2008

2 de 2


Pues eso, que 2 de 2, que hoy también he bordado la dieta líquida, al menos hasta ahora, y espero que pueda acabar el día. Eso sí, mañana dieta blanda. Me propuse hacer un dia de ayunas y cenar algo ligero, pero soy consciente de que no voy a poder con todo, así que me pongo un reto accesible. He hecho un poco de limpieza, mi estómago está limpio de grasas y azúcares, y de eso se trataba, así que mañana y pasado, haré dieta blanda, es decir, carne y pescado a la plancha, zumos, yogures y tortilla. De esta manera, aunque coma cosas sólidas, sigue siendo pequeño el círculo de posibilidades, lo que hace que me controle más. Es sorprendente, porque aunque pueda llegar a consumir 800 o 1000 calorías, pues a veces como alguna natilla, uno o dos vitalinea de chocolate ... lo que me ahorro al no comer es increíble. Pasan delante de mí todo tipo de alimentos que hubiera probado de no proponerme la líquida: embutidos, pan, palitos, patatas, chuches... Creo que voy consiguiendo el hecho de que si me dejo ir un día porque es festivo, tengo la capacidad de hacerlo bien y compensar. Aunque ahora, no solo quiero liquidar lo que compro con visa,es decir, hacer líquida después de comer mucho. Ahora además quiero guardar para luego gastar, es decir, controlarme antes para poder comer más relajadamente. Y es que hoy estoy metafórica.

De todas maneras hago trampa. Me explico, ya os conté que ayer que fui a comer fuera me puse mi cazadora de piel y pantalones que me iban ceñiditos y toda monina yo, algo embutida pero no me quedaba mal. Era una manera de recordarme por lo que estoy luchando, y que las fiestas no empiezan el 6 de diciembre y acaban el 6 de enero, sino que son días señalados. Bueno, pues hoy me he comprado un vestido, es una 46 de H&M. Me queda algo ceñido de pecho, pero aún así me lo he comprado y mañana me lo pondré. Es una manera de no perder de vista mi objetivo, de no olvidar nunca lo que realmente quiero. De elegir contuamente entre la chuche o el vestido, el donut o el vestido, el bocata o el vestido ... Y así, con motivaciones vamos pasando las fiestas. El miércoles aunque no tengo hora con el psicólogo, sí iré a pesarme como cada semana. No me va de ahí y así estoy controlada. Feliz último lunes el año.

28 de diciembre de 2008

Sí vale, ayer suspendí pero ... hoy he recuperado

Pues eso, que hoy tocaba dieta líquida y lo estoy consiguiendo, bueno, a una hora de irme a la cama lo he clavado así que aunque hay que ser prudente, tengo que decir que lo he hecho de 10. Desayuno dos yogures, a media mañana dos más. Comida : puré de "nosequé" (estaba de invitada y me lo han hecho) y zumo. Cena : puré de patata y una gelatina. Vamos que no he estado mal. La realidad es que cuando hago la líquida, si lo consigo es de los días que más tranquila estoy, porque tomar solo líquidos limita mucho los alimentos y eso hace que la lucha sea menor por no decir nula. En la comida la mesa estaba llena de embutidos, y me hubiera puesto ciega pero como estaba de líquida ... y de segundo costillas más de lo mismo, luego polvorones, turrón de chocolate... Con la dieta me he ahorrado estar angustiada controlándome como me ha pasado días atrás. Y he gozado del día, de la otra forma me hubiera controlado o no, y hubiera estado más pendiente de la comida que de mis hijos. Y lo cierto es que es grato, el hecho de poder estar relajada, me refiero, porque estar pendiente de lo que como y de lo que no me supone mucho estrés. La idea es mañana seguir con la dieta líquida que para eso es lunes y el martes purgar un poquito, y hacer un poquito de limpieza total como cuando me quitaron el balón, así que intentaré estar solo a agua y por la noche comer una tortilla. Después de haberme pasado necesito tener la misma sensación de "estómago limpio" que tuve cuando lei el informe médico "estómago vacío", pues eso, como me he pasado, no me agobio, pero sí lo "limpio" como lo hice cuando me quitaron el balón. De esta manera en la cena de nochevieja y la comida de añonuevo miraré de seguir teniendolo limpio.
Además voy descubriendo algunos truquillos, como por ejemplo arreglarme, me explico: hoy para la comida me he arreglado, me he vestido y me he puesto una chaqueta de piel que tenia de cuando estaba delgada, y que creía que nunca me la podría volver a poner. Pues el día de Navidad, en casa de mis padres me la probé, y SORPRESA. Me iba, vamos a ver, pequeña, pero me entraba, la cuestión es que aunque pequeña me la puedo poner. Así que cuando salgo fuera miro de arreglarme y ponerme ropa que me recuerda lo que tengo y lo importante que es seguir manteniendolo. Y lo cierto es que ayuda. Ayuda mucho.
Y de lo que me quedo sorprendida es de cómo abarca mi atención la comida. Me explico, estar tan pendiente de controlarme, de comer o no, de tener remordimientos ... me hace perderme muchas cosas que pasan a mi alrededor, y a la vez, que aquello que me llegue no lo sepa valorar de manera correcta. El hecho de hacer líquida como hoy, y que no tenga que estar pendiente me ha hecho ver hoy, concretamente en lo triste que es vivir esperando cosas de los demás. Yo no sé por qué extraña razón espero demasiadas cosas de los demás, no sé porqué lo hago, porque sé que cada uno hace lo que considera y lo que quiere, pero yo no puedo evitarlo, y eso solo me trae continuas decepciones. Tengo que aprender a aceptar lo que viene sin esperar nada, y si lo que viene no me hace feliz por la razón que sea pues debo transformar mi vida en algo alegre y feliz. No es que yo crea que la gente debe tenerme muy en consideración por nada en especial. Es solo que cuando haces muchos favores, por ejemplo, algo dentro de mí me dice que yo también puedo pedir uno y que me lo hará, pero eso no ocurre, espero que me digan "claro" y me dicen "es que". No es que me sienta superior, es solo que cuando digo muchas veces qué es lo que necesito en determinadas ocasiones, cuando la otra persona lo tiene muy claro, y llegado el momento, mira hacia otro lado y me ignora, pues me duele. Y lo lamento, pero me duele. Y lo sé, debo de dejar de esperar y empezar a alimentarme con lo que no depende de nadie, con lo mío, conmigo misma y por supuesto con mis hijos...

27 de diciembre de 2008

Definitivamente ... he suspendido


Tengo la sensación de haber estudiado la teoría durante 6 meses, haciendo test de prueba con excelentes resultados; y que una vez aprobada la teoría, en lugar de hacer prácticas, me he ido directamente ha hacer el examen práctico, y sí, he suspendido. No ha sido una sorpresa, sabía que pasaría. Esta claro que sin hacer ni una sola práctica no iba a aprobar. Simple, jueves 18 me quitan el balón. Vivo obsesionada durante una semana con no coger peso, tanto que pierdo 600 gramos más durante esa semana. Ma el cena tira que te vas, y e dijo Jordi que cuando te quitan el balón no es muy normal perder peso y que estaba muy bien. No sé si me lo dijo para darme ánimos o porque es cierto. Lo único que sé es que mientras no como, vale, pero como habra la veda, como me de margen ... la he jodido. Y llegó nochebuena, y con ella, la cena, y con la cena ... en fin, abro un margen que no controlo, que todavía no estoy la para controlar. Y pasa. Bueno, la cena tira que te vas, merluza rellena de champiñones al horno, una hojaldrina y un polvorón. El día de Navidad me harto de canapés de embutido ibérico, de salmón ahumado, de hojaldrinas, a lo mejor 6, y bueno, cochinillo, un poquito, y cené ... no recuerdo qué pero cené. Los dos días siguientes han sido una cruz. Los hemos pasado fuera en familia con todo lo que conlleva : chuches, desayunos copiosos ... un buffet, qué buffet, pues he desayunado un biquini y fruta, he aguantado para rendirme al final con unas pastitas de chocolate y de crema. Y a partir de ahí... pues eso, chuches ahora, patatas después, ahora chocolate y me he subido a esa montaña rusa ... y Pues eso, suspenso del ala. Una pena porque había puesto muchas espectativas en estos días y no las he cumplido ni de lejos. Sin embargo, me siento con ganas de remediar lo que he hecho mal, y mañana haré líquida, mañana y el lunes. Luego dieta normal hasta fin de año. Espero controlar el tema de la montaña rusa, porque, entre nosotr@s, estoy acojonada....

24 de diciembre de 2008

FELICES FIESTAS


UN PROGRAMA DE ORDENADOR TE PERMITE VER CÓMO SERÁS EN UN AÑO, ME LO HAN DEJADO PROBAR A MODO DE EXPERIMENTO, Y ESTA FOTO HA SIDO EL RESULTADO. NO HE PODIDO POR MENOS QUE FELICITAROS LAS FIESTAS CON ELLA. BUENO, VALE, TAMBIÉN HE USADO UN POQUITO DE "FOTOCHOF". PERO POQUITA COSA ¿EH?



Solo un inciso en lo que al peso se refiere. Sin balón y con ropa 81,6 bien ¿no?. ¿Parece que el 7 podrá llegar para Reyes? Pues no lo sé, no quiero ser pretenciosa, me han dicho que de momento solo debo durante estas fechas mantenerme en mi peso. En fin, pues eso. Felices Fiestas.

21 de diciembre de 2008

Todo cambia ...


Bueno, parece ser que todos vamos tomándonos las cosas de otra manera y que tardamos menos en querer vernos, y eso, eso es bueno ¿verdad?

Y hoy sigo con mi obsesión con la comida, desayuno zumo de naranja natural y una rodaja de pan con poquito jamón. Comida : ensalada y una hamburguesa, pero no en hamburguesa de macdonals, sino solo la carne con algo de pan. Menrienda zumo de naranja natural y cena un biquini. Y eso que he estado todo el día rodeada de chuches y demás. Pero no era mi comida, así que lo sigo haciendo todo perfectamente. Y eso también es bueno.

Ultimas compras de Navidad y ... a dormir. Hasta mañana y feliz lunes.

19 de diciembre de 2008

Un 10


Ya os he contado mi desayuno. De comida, hemos ido un grupo al Pans, y lejos de agobiarme me he pedido un bocata SUMUN o algo así, de pechuga de pollo, pero sin beicon, sin tomate, sin salsa, sin lechuga, sin queso ... Vamos, pechuguita de pollo con unos 80 gramos de pan, creo que me he pasado con el pan. De merienda, un zumo. Y de cena, una sopita y un bistec de ternera ( aunque hubiera preferido pescado pero no había )

Un día 10 , sin un solo exceso, a pesar de estar rodeada de bombones, incluso en casa. Claro que no os lo he dicho, durante estos días me han regalado hasta 7 cajas de bombones y una cesta de fieltro llena de dulces de chocolete. Ah ! Y un cucurucho lleno de chocolatinas de Navidad : paraguas, alces, mariposas, herraduras ... El demonio me acecha pero yo estoy ahí que rompo.

¿ Lo más sorprendente ? Que no he pasado hambre, así que ... Por favor, Señor, que me dure mucho tiempo.... tengo que quitar 10 quilos más en 5 meses y medio. De nuevo, sin prisa... pero sin pausa, un besazo y feliz fin de semana.

Primer día sin balón


Ayer fue un día extraño, me pasé como os dije lavándome los dientes cada dos por tres y echa polvo. Cuando desperté con el balón fuera una extraña eurofia me dominó. No era no poder comer ni beber lo que me afectaba, no. Era el miedo, los nervios ... a que todo fuera bien. Era eso lo que me obsesionaba y me incomodaba. Y a la media hora de quitarme el balón estaba yo toda contenta y feliz. A las dos hora comí un trozo de pescado a la plancha y un yogur. Y hasta esta mañana.

¿Peso? Pues mi camino ha sido el siguiente :

102,4 el día que fui a informarme

101,3 el día que me pusieron el balón

81 ayer


Es decir, 20 quilos 300 gramos menos.


Bien ¿no? De hecho viví experiencias extrañas mientras esperaba. Una chica que salia con 55 quilos, ¿cuanto peso al entrar? ¿85? Poco más que yo ahora ... me sorprendió. Otra chica llorando al despertar de la anestesia, parece ser que a veces pasa, que te puede influir así. Cada uno reacciona de maneras diferentes. Y un chico que pesaba 115 quilos y que solo había perdido 15. Al salir coincidí con él en la sala de espera. Me preguntó qué tal y le dije que muy bien, me dijo que si me había notado el balón y le dije que sí. Y me dijo que él al mes ya podía comerse un búfalo, y mi pregunta es ¿se lo comió realmente ? Porque claro, yo en todo este tiempo he aprendido que el balón solo era una ayuda, pero que la dieta había que hacerla. Es decir, que no había que comer hasta sentirte saciado, sino que al comer poco te sentirias así con el balón.


En fin, que lo primero que me domina al irme a dormir es el PÁNICO. Sí, ahora estoy sola, muy sola. Ya sin mi balón y con mi fuerza de voluntad de ir cada semana a la clínica. Y eso me impone. Y además lo que ocurre es que siento que si me como un bombón, uno solo, uno de apenas 10 gramos voy a engordar 20KG de golpe. Y me da pánico. Porque aunque parece una burrada es cierto. Me explico, un bombón no va a hacer que me engorde al momento 20 quilos, pero sí va a abrir un camino donde yo me voy a perder y con el tiempo ... cogeré 20. Es como si un bombón gigante me persiguiera para meterse en mi boca. Ufff, me siento muy agobiada. Me pongo en jarras, con las manos en la cintura y me siento, me veo tan bien ... y no, no quiero volver a aquello, quiero ser esta, quiero ser la que está más abajo todavía de estas carnes, la que pesaba 70 quilos. Y sé que no puedo permitirme nada, ni un capricho, porque eso abriría una camino en mi vida que no quiero recorrer. Me da miedo que un día me de arrechucho y coma, coma, y coma. Y no sea capaz de bajarme de la montaña rusa a tiempo. Sin embargo tengo que ser fuerte y confiar en que podré hacerlo.

Sé que es una tontería. Pero en el informe de alta ponía : estómago vacío, sin alimentos ( o algo así) La cuestión es que me imagino mi estómago ahí vacío, sin nada que me engorde, y yo ahora puedo decidir meter lo que me va bien. PUEDO EMPEZAR DESDE CERO. Así que hoy he desayunado un zumo natural de naranja, y de almuerzo una tortilla, dos rodajitas minis de pan y aunque he estado tentada con la cocacola me he pedido un agua. Así que de momento perfecto, y poco a poco sé que lo iré superando.

Y es que ... mil quilómetros empiezan por un paso. Aunque haya que ir escapando de un bombón gigante.

16 de diciembre de 2008

Dieta líquida, dieta líquida ...


Llevo dos semanas que entre una cosa y otra solo me hacen desear una cosa : que llegue Navidad, POR FAVOR. Es tremendo. Por cuestiones de trabajo estoy llegando a casa el día más pronto a las 7, y es tremendo, porque los peques lo notan y no andan finos. Encima el jueves el balón ... es decir, otro día más llegando tarde. ¿ Lo bueno ? que será el último. Luego ya vacaciones y en la medida de lo posible a descansar. La dieta líquida no me lo está poniendo nada fácil. De lo que me quedo de piedra es cómo somos capaces de aguantar cuando no queda más remedio. Me explico, hay día que no veo llegar la hora del desayuno porque estoy desmayada de hambre, sin embargo ahora, a pesar de no comer nada, de tomar solo zumos, yogures y caldos voy aguantando ¿ Por qué no aguanto entonces una mañana con una tostada y una rodaja de jamón ? ¿ Cómo es posible ? Y es que cuando no hay otra hay que estar ahí, sin más y aguantar, y aguantamos, jolín si aguantamos. Quizás también es porque sabesmo que eso solo durará unos días y que luego podré empezar a comer un poco de todo, incluso jamón, sí sí jamón, tengo una paletilla de reserva de Guijuelo que no sabéis lo bueno que está, bueno, que debe estar, porque por comer ni siquiera lo he empezado aún, porque tenerlo en la cocina entero tira que te vas, pero empezado ... debe ser una tortura. Y para más inri, hoy hemos hecho en el trabajo el amigo invisible, y ¿qué me han regalado? Pues una bolsa llena de chuches de navidad, mira cuando la he visto me he quedado ... creo que me he engordado solo de verla. Y yo toda resignada, sonriendo, dando las gracias, cuando en realidad lo que quería era enviarla un poquito a la mierda y preguntarle que porqué no me había regalado cualquier tontería de los chinos como hace todo el mundo. En fin, piedras en el camino que hay que ir superando, porque si me agacho a apartarlas ... me las como vamos. Hay que tomarlo con humor porque si no no hay quién aguante. Lo que me da miedo es el jueves, trabajo de 8 a 6 y luego me retiran el balón, y en todo ese rato no podré beber ni agua, y eso si que se me hace duro solo de pensarlo. Aunque bueno, poco a poco, imagino que los días irán pasando, las horas irán consumiendose y al fin, me veré en nochebuena comiendo un poquito de cochinillo y algo de turrón, ummmm. Me voy a comer un yogur.

14 de diciembre de 2008

FELIZ NAVIDAD

Después de meses haciendo una dieta saludable pero controlando mis instintos no siempre, hacer algo a "raja tabla" como diría mi madre está siendo muy duro. Las fechas tampoco acompañan, por trabajo estoy saturada, además de agotada. Y ha coincidido una etapa importante de celos entre los niños, en cuanto abro la puerta los dos pequeñajos se me cuelgan de las piernas y pelean entre ellos para que el otro se quite, en fin, una aventurilla más que añadir. El jueves fui al médico, medio quilo menos. Así que ya he visto el 3, bien: 83,5. Aunque despacio, sigo encabezonada en ver el 7 para reyes. Va a ser duro, pero aprovecharé estos días de dieta líquida y dieta blanda para, quizás, ver el 7 y motivarme. No voy a dejar de celebrar la Navidad comiendo turrón ( hoy hemos ido a la parte vieja de la ciudad y me ha gastado 40 euros en tres turrones, una va aprendiendo poco a poco que más vale poco y bueno que mucho y de cualquier manera, y como este año se puede ahí que he ido ). Pero tengo claro que con un poquito de turrón y un par de hojaldrinas ( me apasionan ) no tengo bastante, pero sí tengo que tener bastante. Además me he comprado ropa : dos pantalones, una camisa preciosa y un vestido, una cucada. Así que ya tengo mi talla marcada para estas fiestas. Lo que sí me deja muy claro Jordi, mi psicólogo, es que esto no ha hecho más que empezar. No todo el mundo consigue acabar el tratamiento, pues este no acaba cuando te quitán el balón, más bien empieza, pues es cuando todo se vuelve más difícil. Hay que seguir con la dieta, y hay que ir semanalmente a la gran visita : la báscula. Y me ha explicado la regla que permite conseguir tu peso :
Si tardas 12 meses en perder 30 quilos, luego hay que estar 12 meses en este peso, así te garantizas estabilidad durante 5 años.
Como dice él, es como si estuvieras trabajando 1 año para cobrar el paro 5. Sale a cuenta ¿verdad?. El tiempo va en función de lo que tardes en perder.
Si tardas 8 meses pues debes estar estable otros 8, y así continuamente.
Esto eso que tengo presente. Eso y los 6000 euros que vale el tratamiento me hacen ser cuanto menos responsable.
La cuestión es que el sábado, ayer, empecé la dieta blanda, y ... ufff. Tremendo día, porque pierdes un poco el hábito, estás fuera con los niños y de pronto te ves sin nada que poder comer. Pero hoy ya ha sido diferente. De lo que me quedo de estos dos días es que si tengo que hacerlo lo hago, y por eso, no puedo olvidar nunca que soy capaz de hacerlo por muy duro que sea, y que aunque hayan momentos en que me den ganas de tirar la toalla no hay que hacerlo porque sí que vale la pena. ¿ Por qué lo sé ? Por mi agilidad, por mis ganas de correr, por mis movimientos, por mi manera de moverme, por mi coquetería - que ha vuelto -, porque nunca pensé que me sobrara tanto, tantísimo peso. Y no quiero volver a estar así jamás, nunca, no quiero.
En fin, me voy a acostar, estoy rota, rotita, rota, y mañana empieza más de lo mismo : mañana blanda, pero martes y miércoles líquida - justo los dos días que tengo reuniones hasta las 9 de la noche - y el jueves, vaya con el jueves, sin comer nada de nada de nada hasta las seis de la tarde, ni agua. ¡ Qué le vamos a hacer! Nadie dijo que fuera a ser fácil. Cuidaos mucho, queridos exgordonautas y feliz semana. Y por supuesto, feliz, felicísima Navidad. Espero que os guste la postal.

11 de diciembre de 2008

Comienza la cuenta atrás

Después de 6 meses y 18 días con el balón facilitándome la vida ... me lo van a quitar. Entonces me quedaré sola, y si bien he aprendido muchas cosas sé que, debido a mi ritmo de vida, tenía que haber aprendido más y haber perdido más peso. O quizás lo he aprendido todo, pero no llego a asimilarlo...
Me puse el balón en una época difícil, pues estaba de vacaciones y el tiempo libre y la falta de disciplina dificulta, al menos a mí, hacer una dieta perfecta, sin embargo, lo conseguí. Ahora es más de lo mismo. Le dejaré el balón a los reyes, como mi pequeño deja el chupete para que me dejen regalos. Trato de pensar tranquilamente lo que he hecho y lo que he conseguido. Trato de mentalizarme, trato de respetar esta inversión de dinero, de no olvidar nada de lo que he aprendido, pero ... tengo miedo.
Durante estos meses me han pasado tantas cosas, tantas ... no sé si debido a mi pérdida de peso o si ha sido casualidad, no tengo ni idea. Lo que sí es cierto es que un terremoto de sensaciones, de vivencias, de sueños ... me han envuelto en pequeñas odiseas. Y sé también que no estoy preparada. Lo sé. No tengo tiempo, mi vida es un ir y venir, un no dejar de hacer cosas, un miedo continuo porque sé que me dejo algo, y solo espero que no sea importante. No tengo tiempo ni de hacer la compra, siento que mi cabezota ya no da más. Esta semana que entra, la que tendré que estar con la dieta líquida de nuevo para la retirada del balón, es una de las más duras en mi trabajo, es una de las que más atención requiere ... solo me faltaba esto. He optado por dejarme llevar por el destino, por no luchar, que sea lo que tenga que ser, yo solo necesito descansar. Estoy muy saturada. Mi vida es la que es y necesito descansar un poco, llevo dos días llegando a casa las 9, me quedan dos más, y la semana que viene más de lo mismo. Y estoy sin ver a mis hijos, y si los veo, peor porque se aceleran y se ponen nerviosos de tenerme ahí, por fín. Qué le vamos a hacer, las cosas vienen cuando vienen y a su manera y hay que aceptarlas.

10 de diciembre de 2008

ADIOS BALÓN ADIOS


Hoy me han llamado de parte del médico. Debido a mi problema de ingestión y a los vómitos del otro día, en una semana que quitán el balón. Y en medio minuto ... estoy acojonada.

9 de diciembre de 2008

Jolín con el puente.


Solo tengo una palabra, agotador. Me ha pasado de todo. Empiezo mis días de fiesta enfermita pero mejorando y como hay que salir al parque un poquito con los niños me premio con unos zapatos que por fin se cruzan en mi vida. Sábado, día de paseo, tratamos de ir a un centro comercial, pero es imposible, parece que la gente no ha encontrado los zapatos que yo sí he tenido la suerte y todo el mundo está de compras, así que cambiamos el centro comercial por los parques y puesto que los niños están ya comidos, nosotros nos metemos en el cuerpeción medio bocata de pollo a la plancha con champiñones ¿¿¿ Qué me está pasando ?????? Bueno, vale, comí cuatro patatonas fritas... Y a caminar, todo el día de parques, y es agotador con los niños. Acabamos en casa a las 8 con algunas compras hechas. Y con un hambre ... comí creo que más de la cuenta, la cosa es que me sentó mal y devolví. Y no tendría más importancia si no fuera porque el domingo me pasó lo mismo, solo que además devolví algo de sangre, y ya estoy yo paranoica perdida. Llamé a la clínica, me atendió el médico y me dijo que podía tener alguna herida y que si no volvía a pasar no me preocupara. También pienso yo que fumar no me sienta nada bien y creo que los mareos y las náuseas vienen un poco por ahí, pero devolver sangre ... qué mal rollo. Decidí creer al médico y me relajé, pero ahora no haga más que pensar en quitarme el balón, que ya está bien, que ¿ y si tengo algo ? ¿ y si me pasa algo ? ¿ y si ? ... Una angustia, un mal rollo ... no me ha vuelto a pasar nada, creo que fue algo que me sentó mal y quizás de algún esfuerzo, no tengo dolor de ningún tipo, solo sumamente hinchada y con muchos gases ... así que no quiero ni creo que deba preocuparme pero es que hay cosas ... que me emparanoian mucho. En fin ,que no sé qué haré, el jueves hablaré con Jordi, mi médico. La cuestión es que el domingo vamos a comer a casa de unos amigos, nada excepcional pero a mí me da por arreglarme y ... jolín, una pasada porque tengo un abrigo precioso marrón que hacía años que no me lo podía poner, y unos botines que no me iban del sobrepeso que llegaba a tener. ¡Qué fuerte verdad!, unos botines que no me cerraban de gordo que tenía el pie. Me sentí tan guapa que hice venir a mi madre a casa para que me viera, toda orgullosa yo. Y salgo a la calle, y se me rompen los zapatos, joder, 120 euros en zapatos y ... bueno, una sonrisa y buen humor que no pasa nada, qué le vamos a hacer... que todo sea esto ... Hoy iré a cambiarlos. En fin, buena comida, buen paseo y a casa. Ayer descansando y comiendo dieta como me dijo el médico. Y hoy a disfrutar de mi día de fiesta. A ver qué tal. De lo que me quedo de estos días es de que me tengo que arreglar más a menudo, porque si no pienso en mí nunca me arreglaré para nada y tampoco es eso. Poco a poco, tengo que seguir y esperar el momento con calma de extraerme el balón que será en breve, y enfrentarme a esta nueva situación con calma y valentia. Porque eso sí, estoy acojonada.

4 de diciembre de 2008

3 de diciembre de 2008

Mi bar coyote



Martes, 11 de la mañana, bar donde desayuno.
Entro me siento, pido un zumo de naranja, me enciendo un cigarro, y en la tele ... el vídeo clip del club coyote. Me encantó esa película. Peli tonta de noche del viernes para no pensar y sin mucho argumento por si los niños te llaman para atenderles, perfecta. La cuestión es que las veo a las chicas bailando, moviendose tan bien. Y pienso, " yo también quiero" y pienso luego " ¿y porqué no?" Evidentemente no quiero el metro ochenta, ni esas barriguitas planas ... quiero ser así a partir de mí. No sé si me explico, quiero adelgazar, quiero trabajar mi cuerpo, quiero aprender a bailar ( y eso sí tiene mérito porque soy de un torpe ... ) La cuestión es que he visto lo que quería y me ha gustado, y lo más importante, me he visto capaz de conseguirlo ¿ quién dijo miedo.

Por cierto, hoy en la báscula he visto el tan ansiado TRES, mola. 83,5 concretamente, a ver cómo se refleja mañana en el médico. En la wii voy bajando, despacito pero bajando. Y es que les voy a pedir un 7 a los Reyes Magos y creo que me lo van a traer.

Nos vemos.

2 de diciembre de 2008

Un lunes más y con él la dieta líquida

EN NADA ME VEO ASÍ PARA HACER ALGO DE DEPORTE, PERO CON CARRITO DE BEBÉ Y TODO EH,
Ayer fue un día caótico, trabajo, niños, casa, limpieza ... madre mía, qué lejos queda ya ese masaje, pero en 3 semanas más ... repito, como las natillas. A pesar de todo conseguí mantener mi dieta líquida. Me preocupaba un poco, como el lunes pasado no la hice, me daba miedo no conseguirlo porque eso significaría dejar de lado mis cambios de hábito, está claro. Pero lo conseguí : desayuno yogures; comer puré de calabacín y gelatina y cena puré de patata. Perfecto. Así que hoy voy a conocer el mundo con mis camisetas nuevas que ayer recibí, gracias Chati, hoy tocas NACI PRINCESA PORQUE ZORRAS SOBRABAN, es mi favorita. De hecho van a caer para mis cuñados, marido y hermanas... estas navidades, lo que ocurre es que no me decido con las frases que son mucho... y es que no hay nada como echarle dos narices a la vida.

Estos días ando de trabajo hasta arriba, pero este puente, ese día mío de fiesta, que he decidido que me iré de compras ( sí, otra vez, qué pasa) y mi regalo de navidad - un noche en un hotel de gran lujo, donde pueda dormir del tirón, darme buenos baños de espuma y ver mis películas favoritas ... me dan ánimo. Curiosamente todo lo que me motiva ahora se centra en mí, antes se centraba en los demás. Y lo cierto es que es gratificante.

Me dedico a MIS hijos, a MI familia, a MI casa ... y dejo de lado a todo lo que no tenga que ver con mi M de MELORA.

Con la comida me ocurre algo extraño: en lo que concierne a las comidas ( desayuno, comida, merienda y cena) no tengo problema, sé qué es lo que tengo que comer - ensaladas, pures, carne a la plancha, yogures, fruta ... ) es el picoteo, el detalle, el solo esto lo que me cuesta.Lo que tengo claro es que no debo abandonar. Que la vida no es blanca o negra, no se sabe hacer todo o nada, no eres feliz o un desgraciado ... no, vivimos experiencias, alegrías, penas... y poco a poco vamos encontrando o nos encuentra aquello que nos hace feliz.

Así que cada día es una nueva oportunidad para hacer mejor las cosas, para perdonarse, para entenderse, para quererse un poco más y para perdonarse.


Clock