Nota aclaratoria publicidad ....

Alguien ha invadido mi blog con publicidad, cuando lo abrís, la publicidad se abre con él. Alguien lo ha hecho para beneficiarse con mi blog. Os ruego que si alguien sabe cómo quitarlo me lo hagáis saber. Un beso y gracias.

16 de mayo de 2011

Tres años de blog ... y un regalo para vosotr@s

HAZ UNA PREGUNTA ORIGINAL Y ENTRARÁS EN EL SORTEO DE UN ANILLO




Llevo mucho tiempo queriendo hacer esta entrada, y creía que no la hacía por pereza, hoy me he dado cuenta de que no lo hacía por miedo, miedo a que la reflexión que me obligo al hacer escribiendo estas líneas me duela. Pero hay que hacerlo, así que aquí estoy.

Hace ahora 3 años, pesaba más de 100 quilos, quizás 103 ... pero yo creía que no estaba gorda, solo sobrepeso, como mucho. Yo no era como esas "gordas" de la televisión que pesaban muchísimo ... qué triste verdad? Me negaba a ver la realidad, dolía mucho. No me miraba al espejo, no me cuidaba, no se sentía coqueta, el sexo era "básico", tan sencillo como que no me gustaba, y eso pasaba factura a mi vida. Tan sencillo como que ME MIRABA AL ESPEJO Y NO ME RECONOCÍA. Llegué a entender a los homosexuales, escondidos en un cuerpo que no era el suyo. Así me sentía yo, me miraba y decía " Quién es esa"

Llevaba toda la vida a dieta, pero desde mi segundo embaraza ya no la había vuelto a retomar. Si pasaba algo bueno lo celebraba comiendo; si pasaba algo malo me maltrataba comiendo; si estaba tranquila comía; si estaba nerviosa, también. No me quería, ni me reconocía ... solo comía.

Si quedábamos con alguna familia, pensaba en dónde iríamos a comer.

Si salía con alguna amiga, mi prioridad era dónde tapear.

Si íbamos a un cumpleaños infantil pensaba en el pica-pica.

Entonces mi madre me habló de un balón intragástrico ... pero claro, yo no estaba gorda. Durante toda mi vida había hecho todo tipo de dietas, y sin embargo seguía cogiendo peso. MI problema era evidente ... Tenía 33 años y NO SABÍA COMER.

Al final hablando con una conocida en mi misma situación me animé. Miré entre muchas clínicas y "tachán" cogí 6000 euros (joder se dice pronto ) y me lo coloqué. En un año perdí 25 quilos, 6 meses de balón y 6 de seguimiento .... En mayo del 2008 pesaba 104, en Enero del 2009 pesaba 81, en junio 79 ...

Estaba pletórica, feliz .... era coqueta, el sexo genial ... todo maravilloso.

Y llegó el verano ... y con el llegué a los 84.

Lo pensé, lo hablé y llegué a la conclusión de que me pondría otro balón ... sí, porque el balón era lo único que me había ayudado de verdad, era yo con una ayuda, pero era yo, sin pastillas, sin acupultura .... era yo aprendiendo a comer. Pero HABÍA SIDO POCO TIEMPO, NECESITABA MÁS CON EL BALÓN, LO NECESITABA.

Sin embargo, no pudo ser, la clínica se negó.

Me convencí a mí misma que tenía que conseguirlo sola, que el balón no era tan genial. Me AUTOENGAÑABA, yo sabía que era mi única ayuda.

Y a partir de ahí empecé a coger quilos hasta llegar en mayo del 2010 a 97,7 sentí pánico.

Así que empecé con más de lo mismo. Pastillas, dietas procalóricas ... y me fui olvidando de cosas. Llegué a pesar con esas pastillas 85 ... pero pasó el verano .... He vuelto a pesar 96 en Navidad, con Dukan llegué a 90. Y ahora estoy en 95 y sigo luchando .... Porque jamás hay que abandonar.

Ahora mismo estoy en medio de un proyecto que si sale bien ... madre mía si sale bien ... tengo tantas cosas que contaros .... pero ahora no puedo.... psiiiiiii

Me arrepiento de haberme puesto el balón ?

Jamás, fue lo único que me ayudó a aprender a comer ... pero necesitaba más tiempo.

Qué he aprendido ?

A no abandonar nunca, a ser siempre coqueta con 95 y con 65

Y el blog ... el blog me ha obligado a no separarme nunca de vostr@s, se ha convertido en un cordón umbilical que me une a mi realida, que me recuerda que tengo una enfermedad y que no existen milagros solo SACRIFICIOS. Y aunque a veces he quedido decir adiós, sabéis que no he sido capaz, ahora sé que no os abandonaré ....

GRACIAS A LOS QUE ESTUVISTÉIS, ESTAIS Y HABÉIS ESTADO TODO ESTE TIEMPO, algunos desde hace mucho tiempo, y sé que os debo mucho.


Y para recordar viejos tiempo y celebrar los 3 años .... un SORTEO. Un anillo precioso en tono barroco del estilo del de la foto entre aquellos comentarios que hagáis con una pregunta sobre el balón, las dietas, lo que he vivido .... ¿AFÁN DE ESTRELLA DE CINE? :) Pues igual.

9 comentarios:

Esfepo dijo...

Melora, esto que ahora te digo te lo van a decir todas aquellas amigas y compañeras que lean esta entrada tuya de hoy 16 mayo, "me siento identificada contigo", vamos es que paree que estuvieras hablando por cada una de nosotras, te has explicado como un libro abierto y hasta me he emociado al leer tu largo peregrinar de dieta en dieta para terminar en el balon, balon que por desgracia no ha solucionado tu problema, bueno esto no es un problema es una enfermedad, porque te afecta en todos los aspectos de tu vida, tanto fisicamente como mentalmente, te cambia el caracter, la forma de ser, de vivir, de comportarte, maldita enfermedad si saliera una pastilla que la curase, el medico se hacia de oro.
Como nosotras no somos negativas y sabes que con nuestra ayuda vamos a perder estos kilos que nos sobran vamos a pensar en positivo, y mi pregunta es la siguiente:
¿TIENE ALGO QUE VER EL NUEVO PROYECTO CON LA PERDIDA DE KILOS?
Querida amiga te deseo lo mejor y toda la suerte del mundo porque has demostrado tu sensibilidad al abrir tu corazon a nosotras, mil gracias y un beso enorme.

Marener dijo...

es cierto, todas hemos caìdo, y algunas nos hemos vuelto a levantar, lo importante en la vida es saberse òlevantar y nunca quedar caìda, estimularse uno mismo y ver siempre el futuro, sin lorar tanto el pasado que a veces domina y no deja que avancemos a ntra meta. Pienso que tu nuevo proyecto tiene que ver o con un nuevo nproyecto en el ambito personal, puede que sea unas nupcias, perdoname si no es esto y sea pesado mi comentario
con relaciòn a las apstillas, todas sabemos que nada de estas cosas milagrosas funcionan, pero nos cuesta trabajo aceptar que el camino es largo, despacio, querremos correr, y no es bueno correr, pero como te digo, el haber pasado por estas experiencias, a pesar que no hayan sido lo que esperabas, de seguro te ha servido, para darte un empujon a no desmayar, y para ayudar a otras personas, que como nosotras estamos en esta batalla. ànimos amiga, y muchas felicidades por tus 3 anios de blog, besitos y nos seguimos leyendo

hanna dijo...

Mi pregunta es:
Mel ¿QUÉ ES LO QUE REALMENTE QUIERES?

Besos. Hanna

Isabel dijo...

hola guapa pues mas de lo mismo..................de dieta en dieta ,pastillas milagrosas y drogas "legales",atracones y morirse de hambre y esa es mi vida desde los 15 años a los 32 que tengo ahora ,siempre -el lunes empiezo,-por hoy no pasa nada .toda la vida luchando y toda la vida con una sensacion horrible, si estas gorda, a dieta si consigues perder peso ,mantenlo,siempre igual y lo que nos queda mi pregunta es ¿merece la pena? mi hermana dice que lo acepte que sea una gorda feliz ,¿hay gordas felices? un beso .

Una mas dijo...

Hace mucho tiempo que te sigo, tus caidas, tus intentos de levantarte, tu lucha diaria.
Mi lucha tb es diaria, como la de todas.
Solo y si me permites, una puntualización, los homosexuales no estamos en un cuerpo q no nos corresponde (creo q te referias a los transexuales) solo amamos a personas de nuestro mismo sexo. Yo estoy encantada de ser mujer.
Mi pregunta es: ¿pq no te ayudas con deporte?
Saludos!

Anónimo dijo...

Hola, Mel
Soy Elena, te escribí hace un tiempo un comentario larguísimo, no sé si te acuerdas. Me dijiste que te había emocionado y que podía escribirte siempre que quisiera. No he vuelto a hacerlo hasta ahora, aunque he seguido leyéndote. En aquella ocasión te comentaba que en julio del 2009 toqué fondo cuando ví que la báscula me escupía con todo su desprecio una cifra abominable: 112 kilos. No recuerdo exactamente cuanto pesaba cuando te escribí (sé que había perdido ya bastante) pero puedo decirte lo que peso ahora: 68 kilos. Sí, las matemáticas no fallan: 44 kilos menos. En este proceso no he usado balones, ni cirugías, ni acupuntura, ni pastillas, ni dietas milagrosas. Sólo me ha servido la fuerte convicción de que si seguía por ese camino en un par de años como mucho hubiera estado en una silla de ruedas, porque mi espalda y sobre todo mis rodillas estaban a punto de tirar la toalla. Nadie tiene que contarme cómo se vive siendo una obesa mórbida, puedo dar clases de autoestima nula a cualquiera, puedo escribir un libro sobre cada lágrima derramada después de ir a comprarme ropa, sobre cada comentario hiriente que me hicieron (con o sin intención), sobre los dolores que sentía cada vez que me daba la vuelta en la cama, sobre las paradas que tenía que hacer entre el supermercado y mi casa cuando llevaba dos bolsas de compra porque me ahogaba, sobre la vergüenza que sentía de mí misma, sobre caminar siempre con la cabeza baja, sobre comer mientras lloraba o llorar mientras comía y sin embargo seguir haciéndolo. Sexo...¿qué era eso?
No, la verdad es que nadie tiene que contarme de qué va la historia.
Y por eso precisamente, me atrevo a escribirte, porque te leo perdida. Llevas meses y meses engañándote a ti misma. Escribes una entrada eufórica diciendo que hasta aquí hemos llegado, que vas a llevar bien la dieta, que sabes qué armas utilizar, que vas a comer bien... Y la euforia te dura dos días. Hasta que vuelves a escribir diciendo que empiezas otra vez. Todas tus comentaristas te dan ánimos y te dicen que te ven muy bien y con muchas ganas y te dan palmaditas en la espalda de aprobación. Pero lo que tú necesitas no son palmadas, sino sopapos. Algo que te haga reaccionar, alguien que te diga...¡Mel, no me vengas con milongas, todas tenemos y tendremos problemas, es parte de la vida, pero no hay excusas suficientes para hacerte eso a ti misma!
A lo mejor te parece que soy dura contigo, pero estoy convencida de que eres lo suficientemente inteligente para saber que lo que digo es cierto. Nadie va a ayudarte si no te ayudas tú un poco más.
En otro comentario preguntan si merece la pena. Yo no puedo hablar por nadie, sólo puedo hacerlo por mí misma. Y lo que yo digo es: sin dudarlo.
Empecé a adelgazar por salud, pero ahora, además de haberla recuperado, me gusto, y lo que es más importante, me quiero. Y eso, no tiene precio.

Anónimo dijo...

Sigo...

. Podría escribir otro libro contando cómo se vive con 44 kilos menos, cómo camino 5 kms. diarios sin que mis rodillas digan ni pío, cómo me piropean continuamente parándome incluso por la calle para preguntarme qué es lo que he hecho. Claro, cuando les digo que no existen los milagros, que hay que hacer ejercicio y comer bien (que no significa no comer) enseguida te salen con lo típico...uffff, es que eso es muy sacrificado, es que a mí me engordan los nervios, es que toda la vida igual... O sea, que lo que quieres es levantarte un día y estar delgada por arte de magia, y además mantenerte así comiendo un paquete de donuts al día. Pues va a ser que no. No es fácil, claro que no, pero repito que la recompensa de volver a tener autoestima, de que no te duela nada, de tener un armario lleno de ropa que te has comprado porque te gustaba y no porque te valiera, compensa el sacrificio. A mí me compensa, no sé a las demás.
Hace ya un par de meses que estoy en mantenimiento. De lunes a viernes procuro comer sano y los fines de semana como lo que me apetece (incluidos los dulces) y te puedo asegurar que no he cogido ni un gramo. Y los que he cogido, los he soltado.
Tonta no soy, y sé perfectamente que si después de perder 44 kilos empiezo a comer como lo hacía cuando los pesaba, antes de que me dé cuenta estaré otra vez en 112 kilos, preguntándome por qué yo tengo que ser gorda.
En fin, Mel, de verdad que espero no haberte molestado con todo lo que te dicho, pero quiero que veas muy muy clarito, que en este caso se trata de ser egoista, y pensar en ti la primera. Tú eres la más importante, no lo hagas por nadie, hazlo por ti. Habla con tu interior, pregúntate qué quieres realmente. Y si estás convencida de que quieres estar sana y delgada, ve a por ello, sin excusas, sin bajones, sin "necesito un kit-kat". Y si lo vives como..."qué maravilla, estoy realizando mi sueño" en lugar de como..."qué mierda, esto no es vida", te aseguro que lo vivirás de otra manera.
No sé si te he ayudado o te he hundido en la miseria, pero mi intención era lo primero. Así que mi pregunta es...¿Lo vas a hacer?
Un beso.

David dijo...

Que tal Cielo!!! y tanto... aún recuerdo yo por aquel 2008 esos 80 conseguidos...

Pero no te preocupes, como siempre te he dicho.. la constancia tiene sus recompensas...

Las oraciones sacras que hemos rezado tanto, en esos monasterios y conventos perdidos…,buscando ser acaso los Cristos redimidos que al prójimo doliente, consuelo llevarán……las oraciones sacras…¿sabes tu dónde están…?

Someday, sometime, someplace...

Y dijo...

Hace poco que me he introducido en este mundillo de los diarios personales. No sabía que había tantas personas que se sentían igual que yo. Me da la sensación de hacerte una pregunta tendría que responderte yo. Yo no creo en "los gordos", ¿sabes? He visto a muchos "gordos" adelgazar y a muchos delgados engordar. Seguro que hay casos de personas con problemas de metabolismo, pero los demás no tenemos excusas: estamos gordos porque comemos. Y tenemos suerte de poder cambiar esa condición y nuestra vida. Llevo 3 semanas a dieta y mi blog me está ayudando. No creo que lo lea mucha gente (alguno que se pierde por el camino) pero no me importa. Me sirve y eso es lo que importa. 3 semanas y 7 kilos menos de un montón. Y de esta vez aprendo. Mi pregunta es: ¿hay algo especial que quieras hacer/comprar/experimentar cuando adelgaces?

Clock