Nota aclaratoria publicidad ....

Alguien ha invadido mi blog con publicidad, cuando lo abrís, la publicidad se abre con él. Alguien lo ha hecho para beneficiarse con mi blog. Os ruego que si alguien sabe cómo quitarlo me lo hagáis saber. Un beso y gracias.

15 de febrero de 2010

No sé si es una derrota o una victoria, pero aquí estoy.


No sé por donde empezar. Quizás diciendo que estoy en la misma situación que dos años atrás, antes de ponerme el balón, solo que con 12 quilos menos. Estoy exactamente igual : igual de descontrolada, igual de desmadrada, igual de adicta, igual de todo .... igual de desesperada.

Cuando me preguntan si aconsejo el balón, me limito a contar mi historia. Llegué a pesar 102,4 peso oficial, y de no haber sido por el balón, bien sabe Dios que no hubiera perdido peso, ni 2 ni 20 quilos. ¿ El problema ? Que me resultó demasiado fácil, recuerdo a Jordi diciéndome una y otra vez " este es un momento que tienes que aprovechar para perder peso, solo se da una vez en la vida " Esa obsesión por perder peso, no por aprender. Esa obsesión por entrar en las estadísticas ... Y evidentemente es lo que uno quiere oir, yo no quería aprender, solo quería perder peso, y me recuerdo hablando y hablando con la gente, diciendo lo que estaba aprendiendo, bla bla bla. Pero solo era porque no me costaba trabajo. ¿ Sabíais que cuando tienes el balón cada digestión quema 900 calorías ? Es por esta razón porque el balón da buenos resultados, pero claro, eso no lo dicen. En una sesión con mi psicólogo le expliqué que me había excedido en la comida, y me dijo " Ten cuidado, eso ahora no es problema porque al tener el balón, el estómago quema 900 calorías en cada digestión porque tiene que hacer más esfuerzo, pero cuando te lo quiten no lo podrás hacer ".

Perder peso con el balón es muy muy fácil ... mantenerlo .... Dios qué obsesión. Y cuidado, hablo de mi experiencia, no en general.

Así que ahora estoy aquí alejándome de lo único que me mantenía al pie del cañón : vosotros. Y sin saber si plantar cara es una derrota o una victoria. Sinceramente, en el fondo espero que me digáis " volver es una victoria" "ánimo" .... que pena penita pena doy ¿no?

La cuestión es que ahora mismo estoy en el MAÑANA, durante los últimos quince días he tenido 15 excusas para no hacerlo bien : estoy nerviosa, mañana tengo una exposición importante, hoy es el día de los enamorados, mañana empiezo que hoy tengo un mono de chocolate ....

Algo creo que he avanzado : me he apuntado al gym y ya he ido. Hoy me he hecho pequeños bocadillos para desayunar, tengo fruta para llevarme cada día ... Pero no arranco ... estoy agotada, disgustada ... Insisto : soy una niña malcriada acostumbrada a tenerlo todo. Y lo tuve con el balón, así de claro y ahora ... veo el verano a la vuelta de la esquina y me niego a comprarme una 46 de H&M. Quiero gozar como el año pasado, quiero llevar escotes, sentirme ágil, ponerme mis vestidos ... Peso 10 quilos más y no hay manera ... veo el 90, luego el 91, luego ... y no quiero. NO. Y si lo tengo tan claro ¿ por qué soy incapaz de arrancar ? He llegado a la conclusión de que si estoy deprimida todo me da igual y como; y si estoy eufórica cualquier excusa vale. Quizás no me quiera lo suficiente. No lo sé.

Como tampoco sé cual es el camino que debo seguir ¿ otra planificación, otro programa a ver si esta vez se me cae la cara de vergüenza ? No tengo ni idea.

Podría volver a escribir una dieta, un plan ¿ para qué ? Tantas veces rotos, no cumplidos. Pero es evidente que tengo que hacer algo. Se aceptan sugerencias.

14 comentarios:

Nenúfar dijo...

La verdad es que yo también ando perdida.. y sigo igual que empecé el año :(

Besos y ánimo.

Teresinha dijo...

Querida Melora. Todo paso hacia adelante es una victoria, y tu acabas de dar un paso para adelante. No te preocupes tanto en hacerlo bien, sino solo en moderar un poco, permitiéndote algunas licencias, si una se pone muy exigente con una misma lo que provoca es transgredir.UN abrazo y mucho éxito!

Luis dijo...

Yo por eso creo que el balon no es más que una ayuda artificial a un problema real: el descontrol. Hay que saber cuando parar, no buscar excusas para comer mas y encima comer mal. Que cuesta comer bien?. Yo mismo me autocontrolo, se decir basta!!!. Si quiero una pasta dulce me controlo y como poco...si quiero comer pan en las comidas cojo una o dos tostadas y punto...para que comer 6 o 7?. Que gano con ello?. Engordarme?. No merece la pena. Prefiero cuidarme.
Creo guapa que no deberias pensar mas en el pasado, en el balon y centrarte, centrarte en ahora, en empezar un control, en empezar a cuidarte. Ese es mi consejo.
Besotes

Mely dijo...

Cariño, yo hace nada de nada (ni un mes) estaba en un circulo vicioso en el que me parece que te has metido tu tambien o que tienes muy cerquita.. comes > subes de peso y te deprimes > como estas deprimida, comes > comes, y subes de peso > tristeza > comer para aliviar...
Pero se puede salir, claro que se puede. Aún estamos a tiempo de ponernos las pilas, recuerda que cada dia es una nueva oportunidad, asi que no lo dudes y empieza YA. Mañana en cuanto te levantes ten muy claro quien eres y lo que quieres, y todo marchará sobre ruedas. Los resultados no se ven de un dia para otro,sabemos que este camino es duro,y mas aun habiendote acostumbrado al balon,pero a lo largo de unas semanas irás retomando el camino y te volverá esa felicidad que notabas cuando hacias las cosas bien,¿recuerdas? estamos a tiempo.
Un beso enorme, y mis mejores animos, preciosa.

valpertuna dijo...

tu alejamiento del blog, para mi tenía un claro significado. sinceramente me alegro de tu vuelta, poner en común los problemas es empezar a resolverlos.
Yo necesito de mi vueltita diaria por los blogs amigos, salgo revitalizado, creo que "vampirizo" energías y salgo reafirmado en mi decisión.
Creo saber de qué hablas cuando comentas de la (mala) influencia de la tensión laboral en la alimentación, el descontrol horario, la ansiedad de hacer bien el trabajo, el miedo al fracaso, la búsqueda de unas migajas de reconocimiento a una dedicación extenuante.
Tódo lo pagamos con la comida,
- un día bueno? me merezco una recompensa un buen plato de fabada de 2º callos y un trozo de pastel! que no hay muchos días de estos.
- un mal día? no me voy a joder yo mismo, contra la depresión ... comida! a ver si remonto, sácame esas patatas con chorizo, voy a comer hoy que mañana no sé si estaré en el paro o dónde y esas albondigas como están! un poco mas de pan, que la salsa está de muerte y además un chupito de orujo, esta vida es una mierda, ponme otro!
no puedo seguir asi, en casa no puedo contar todo lo que me pasa se preocuparían mas y no tengo derecho a hacerles infelices.
hoy no ceno y en paz.
desayuno un café con leche sin más, tengo que rebajar lo de ayer, llegan las 10 de la mañana y sigo destrozada de los nervios, los jefes me han rechazado otra propuesta, debo parar y tomarme un respiro, tengo cien gatos en el estómago un colacao y una napolitana o un bocadillo de tortilla de patata y una caña y así dia tras día hasta que terminamos muy muy tocados, nos vemos haciendo cosas que no queremos pero sepultados por las circunstancias y el entorno que anulan nuestras decisiones, rebasados por la situación.

Creo haberlo dicho aquí con anterioridad que a mi me vino muy bien un paso atrás en el trabajo, me relevaron de la primera línea y no saben el favor que me hicieron, y al liberarme de responsabilidades he podido ordenar mi vida de una manera mas sana, un horario mas lógico, comidas en casa, sin móvil abierto, sin objetivos ni ranckings aunque tambien sin bonus ni leches pero estoy mejor.

Tu lo podrías plantear?

Kalila dijo...

Hola guapa, antes que nada, me alegro que hayas vuelto por el blog y espero que este regreso te ayude a centrarte, desahogarte y no sentirte sola ni incomprendida, que somos muchos los que estamos como tú. Creo que debes a dejar de pensar en el mañana y vivir el hoy; deja de pensar en lo que pudo ser y no fue con el balón y fortalece tu mente, que creo que ese es tu mayor traba ahora para hacer bien la dieta. Puede que estés de bajón y eso no ayuda a seguir bien una alimentación sana, pero debes encontrar en tu mente el equilibrio y la fortaleza para hacer esto bien, porque poder, puedes. Mucho ánimo, 1beso muy grande

Anónimo dijo...

Animo, tienes que levantar cabeza, prepara los ingredientes que necesitas para comer adecuadamente (no hablo de dieta) y empieza ya, haz un dia perfecto y veras como el estado de animo te cambia, haz ejercicio te ira bien para controlar la ansiedad y bebe agua y por la noche revisa como lo has hecho y planifica el dia siguiente, solo el dia siguiente.
Tu sabes que este desanimo se te ira, y se te iran esos pensamientos negativos.
Tu puedes
iaia marta

Anónimo dijo...

Animo, tienes que levantar cabeza, prepara los ingredientes que necesitas para comer adecuadamente (no hablo de dieta) y empieza ya, haz un dia perfecto y veras como el estado de animo te cambia, haz ejercicio te ira bien para controlar la ansiedad y bebe agua y por la noche revisa como lo has hecho y planifica el dia siguiente, solo el dia siguiente.
Tu sabes que este desanimo se te ira, y se te iran esos pensamientos negativos.
Tu puedes
iaia marta

CHOCOLATE dijo...

melora mi vida tranquila que andamos ams menos igual unos cuantos intenta
buscar un equilibrio dandote uno que otro capricho, entendemos como te sientes. animoooooooo

besotes

Ani dijo...

Tú lo has dicho: no es cuestión de entrar en ñas estadísticas, es más bien aprender lo que no has sabido hacer en toda tu vida. Si no quieres ver el 90 ya sabes lo que toca. Ten en cuenta que somo MUCHAS las que estamos en una situación igual o peor que tú. Yo llevo más de año y medio en el mismo peso...créeme que eso sí es frustrante.... :_(
Una opción es ir a charlas de gente anónima con este mismo problema, ¿lo has pensado?

Besos!

Lollipop dijo...

Melora, lo de adelgazar lo tienes que hacer por ti misma y para ti misma, no para entrar en estadísticas ni por los demás, sino por ti, por ponerte esos escotes que dices y por poder comprarte lo que quieras, y si lo haces despacito y con cabeza, segurísimo que lo vas a conseguir, pero debes de dejar a un lado las obsesiones y los agobios, tómatelo con calma y tranquilidad, con serenidad. Mucho ánimo.

Anónimo dijo...

Hola, Melora
Tú no me conoces y yo no te conozco, pero llevo más de un año leyéndote.
En julio del año pasado yo pesaba 112 kilos. Mi espalda se rompía cada mañana al levantarme de la cama, subir y bajar escaleras era un suplicio para mis pobres rodillas que andaban quejándose todo el día por el esfuerzo al que que mi inconsciencia las sometía, no tenía autoestima, estaba oculta debajo de capas y capas de grasa, si estaba contenta comía y si estaba triste también. Ir de compras era una tortura y siempre acababa comprándome lo que me valía, sin mirar si me gustaba o no. Por supuesto siempre celebraba el no poder comprarme otra ropa con un atracón. Qué más daba 100 que 101 que 102. Pasaba semanas enteras sin pesarme, ojos que no ven... ya sabes. Era consciente de que estaba inmensa, las escasas veces que me miraba al espejo no me reconocía, pero... ¿hacía algo aparte de lamentarme? sí, seguir comiendo sin control. Y lloraba mientras lo hacía por quererme tan poco, por hacerle eso a mi cuerpo, por destruir mi autoestima, por estar destrozando mi salud...
Llevaba años diciendo... mañana empiezo, y en efecto empezaba, podía durar una mañana, un día o una semana, pero cualquier excusa era buena para echarlo todo a perder. Vamos toda la familia a un restaurante... ¿cómo voy a decir que no? me han regalado unos bombones... ¿qué voy a hacer, tirarlos? Bah, voy a darme un capricho que he sido buena durante dos días, que me lo merezco. Es decir, seguía sin tener la actitud adecuada para cuidarme. Y volvía a engordar y volvía a preguntarme...¿por qué yo? ¿por qué tengo yo que ser gorda? Claro, como si los kilos me hubiesen venido por el aire.

A mitad de julio toqué fondo, 112 kilos en la báscula y mi mente y mi cuerpo machacados. Ni te imaginas lo que lloré cuando ví esa cifra. Pero con lágrimas y todo dije... ¡hasta aquí!
Y desde ese mismo día empecé a cuidarme. Durante los tres primeros meses no me permíti ninguna licencia. Comía estupendamente (mucho mejor que antes) cinco veces al día, así que hambre no tenía. En septiembre hubo un acontecimiento familiar y fuimos a comer a un restaurante. Yo me pedí una menestra y una dorada a la espalda. Todos los demás disfrutaron de unos postres espectaculares y yo no quise postre. En otras ocasiones parecidas yo hubiera estado lamentándome interiormente y sintiéndome la más desgraciada del mundo. Esta vez dije no siendo consciente de por qué lo hacía y disfruté igualmente de la comida. En octubre me fui unos días vacaciones y ahí sí me permití casi todas las licencias, pero el mismo día que llegué a mi casa continué con mi rutina alimenticia y de ejercicios.
Las navidades pasadas se saldaron con un kilo menos. Algo impensable en mí. Me pasé en la cena de empresa, me pasé en nochebuena, navidad, nochevieja y año nuevo, pero nada más, si empiezas a desmadrarte el 1 de diciembre y...total... ya en enero empiezo... quizás tiras por la borda dos o tres meses, sin contar con que mentalmente has abierto la veda.
Desde que empecé a cuidarme me peso diariamente. Ya sé que nadie lo aprueba pero a mí me funciona. No es obsesión, es control. Es mucho más sencillo darte cuenta de que te estás pasando. Por supuesto, teniendo en cuenta que el peso varía día a día sin motivo aparente. O sea, que si de repente coges medio kilo habiéndolo hecho bien, no rasgarse las vestiduras, formar un drama y comerse media tableta de chocolate, porque como he engordado sin pasarme...al menos que me engorde con motivos.

Anónimo dijo...

Sigo...
Esta mañana mi peso era de 85 kilos. Sí, 27 kilos menos. Todavía me sobran bastantes, lo sé, pero mi vida ha dado un giro de 360 grados. No me duelen las rodillas ni la espalda, me maquillo todos los días para ir al trabajo, camino pisando fuerte, mi armario se ha renovado por completo y cada día me quiero más.
Los kilos que me sobran se irán de la misma forma que estos 27, comiendo con cabeza y haciendo ejercicio, estoy segura.
Te pido perdón, a ti y a todos tus lectores por el tocho que te acabo de meter, pero quiero que comprendas que nadie va a ayudarte si no te ayudas tú un poco más, que de nada sirve hacer un día de líquida para al día siguiente comerte lo de los dos, que tienes que tener muy claros tus objetivos y mantenerte en ellos.
¿Esfuerzo? naturalmente que cuesta, ¿dónde has visto que den duros a cuatro pesetas? pero ten por seguro que merece la pena. Sentirte bien contigo misma no tiene precio.

Un saludo, y mis disculpas de nuevo.
Elena

Isa dijo...

Bienvenida de nuevo, creo que acercarte al blog ya es dar un paso, ahora sólo queda seguir dando pasitos poco a poco... Lo del planteamiento no sé, porque esto es tan personal que me es difícil dar consejos, pero contar cómo te sientes en el blog yo creo que te puede ayudar mucho, a mí al menos me ayuda un montón..

Besos y no desaparezcas!

Clock