Nota aclaratoria publicidad ....

Alguien ha invadido mi blog con publicidad, cuando lo abrís, la publicidad se abre con él. Alguien lo ha hecho para beneficiarse con mi blog. Os ruego que si alguien sabe cómo quitarlo me lo hagáis saber. Un beso y gracias.

31 de octubre de 2008

LA HISTORIA DE MIS QUILOS


Siempre fui una niña gordita, pero era eso, una niña. No tenía hábitos alimenticios y sí una madre que vivia en la angustia de hacerlo todo bien. La mejor madre del mundo si cabe, por supuesto. Así que con doce años y metro sesenta me llevó a un médico. Entonces pesaba 64 quilos, sí, 64 míseros quilos. Pero todo el mundo me veía como una niña gordita ... sabéis lo peor? que yo no me veía gorda, a mi me gustaba como era. Pero no sabía vivir sin hacer caso a la gente, todavía lucho con eso. Y me acabaron convenciendo de que era la gorda de la clase. Así que cuando mi madre me llevó al médico yo lo vi normal : estaba gorda. De 64 me quedé en 56. 8 quilos que me quité a base de una dieta de 800 calorías y medicación : tranxilium y antiobes retard. O lo que es lo mismo : anfetas para estimular el metabolismo y antidepresivo para contrarestar los nervios de las anfetas ...

Eso que parecía la solución fue el principio del fin. A partir de ahí todo fueron parentesis en mi vida de dietas, pero nunca aprendi a comer bien.

Recuerdo el día que llegue a pesar 70 quilos, que trauma. Me metí en la cama de mis padres a llorar. ¿ Es que nadie me podía decir que no estaba gorda? Que solo esta rellenita? Joder, que yo me veía bien, sí, tenía mis carnes, que además me quedaban de fábula porque tengo unas piernas preciosas, pero siempre creía que los demás sí que tenían criterio y yo no. Así que seguí viviendo a base de subidas y bajadas de peso.

En 1995 con 20 años pesaba 84 quilos. Lo sé por un acontecimiento determinado, pero no por nada más, nunca he pesado lo mismo más de tres meses. O he vivido haciendo dieta o cogiendo peso. Pero nunca he sabido estar estable. Y ahora es lo que pretendo aprender.

Y a día de hoy estoy a 1 quilo 300 gms de volver a pesar mi máxima de jovencita, guay, qué ilusión me hace. 84 quilos.

¿cómo es la vida? Con 14 años, debía pesar unos 65 quilos, ya ves, lo guapa y bien formada que estaba. Pero claro, estaba gorda para los chicos, anda y que los jodan. La cuestión es que me preguntaban los muy indeseables que cuanto pesaba y yo en lugar de mandarlos a la mierda le decía 84, ¿84? se sorprendian. Tío, como voy a pesar eso, es una burrada. Les contestaba yo.

Y vamos si los pesé, joder, que fuerte. Me acordaré toda la vida de ese comentario mio.

La cuestión es que cuando conocí al que hoy es mi marido pesaba 70 quilos y es a donde aspiro ahora mismo. Y pesar 84, es como poder conseguirlo, es como llegar a donde hace años que no llego. Empieza a ser algo real. Y eso es, es algo estupendo.

1 comentario:

chati dijo...

vas por muy buen camino preciosa, sigue asi, venga que queda poquito y lo estas haciendo genial. muaa

Clock

Archivo del blog