Nota aclaratoria publicidad ....

Alguien ha invadido mi blog con publicidad, cuando lo abrís, la publicidad se abre con él. Alguien lo ha hecho para beneficiarse con mi blog. Os ruego que si alguien sabe cómo quitarlo me lo hagáis saber. Un beso y gracias.

31 de agosto de 2008

Balance de los tres primeros meses con el balón


Aquí estoy de nuevo, a puertas de empezar lo que he decidido llamar mi segunda subetapa del balón. Y he decidido hacer balance, pensar sobre como ha ido y lo que he conseguido. Y no sé si estoy muy contenta.

Si miramos el peso perdido es favorable, pesaba 102,4 cuando empecé y la semana pasada llegué a 87,8. Eso son ... 14,6 kgs menos. A 400 gms de entrar en las estadísticas. Y para haberlo hecho de cualquier manera lo cierto es que no está tan mal. Me explico. Si habéis seguido mi evolución sabréis que he sido bastante inestable. Por un lado considero que es un poco normal pues son 32 años comiendo de cualquier manera, pues a mis problemas de ansiedad tenía que unir mis malos hábitos alimenticios. Otra cosa es el hecho de que ya no estoy sola como hasta ahora, es decir, tengo dos hijos, un marido ... dependen de mí, y yo de ellos. Eso hace que no sea yo la única. Hasta ahora cuando hacía dieta me centraba en mí, y poco a poco lo conseguía, ahora hay más cosas que me distraen y eso hace que me cueste mucho muchísimo más. Desde luego he aprendido mucho en lo que concierne a lo que debo y no debo comer, ante un menú en un bar o en casa de mis padres, sé perfectamente lo que debo elegir y qué cantidades, lo cierto es que muy bien, voy al mac donals y me pido ensalada, estoy en casa de mis padres y me sirvo puré ... no como patatas fritas, ni huevos ni nada frito. Lo cierto es en ese aspecto estoy muy contenta. El problema es cuando me domina la ansiedad, empiezo y es un no parar. Si bien es cierto que el hecho de poder pararlo cada vez me cuesta menos y ser consciente de lo que he hecho me hacecontrolarlo enseguida, también es verdad que ocurre a mi parecer demasiadas veces. La verdad es que esta semana no vale, pues la ansiedad me domina, lo lamento a las 11,12 minutos de la noche antes de volver a trabajar, solo tengo ganas de llorar y de quedarme en casa con mi marido y mis hijos. Lo lamento, no me apetece salir a batallar, a luchar con dimes y diretes, a saludar a gente que me pone de vuelta a media, a explicar mi verano a personas que les importa un carajo y solo preguntan por cotillear. No me apetece tener que ver como miran mi dedo sin alianza y en lugar de preguntar ( a lo que yo contestaria muy cortesmente que lo he perdido), ellos especulen e inventen. Me anima el hecho que tendré mis nuevos horarios, alumnos, mis "juguetes" digamos. Y empezaré a tener un orden, el que me hace falta para empezar a sacar el oro de esa mina por la que pagué 6000 euros para poder tenerla de alquiler durante 6 meses. Sé que podría hacerlo mucho mejor, también sé que mi vida no es solo la dieta o el balón, y que atenderlo todo me cuesta mucho. Y sobre todo sé como soy, y cuando me veo bien no me gusto, porque me afectan demasiado las cosas y no lo logro aprender a pasar de lo que no es importante. No es importante que alguien no te llame ... y a mi se me hace un mundo.

En fin, hoy bien por mi marido, su primer día sin humo, sin tabaco, su primer día con un poquito más y mejor salud. Su primer día a pulso, y es que en este aspecto, tengo tanto que aprender ...

Pero él de mí en otros eh!!!!!!!!!!!!

Me he propuesto perder en estas 18 semanas que me quedan con el balón un mínimo de entre 1,200 y 1,500 cada semana. Me he propuesto hacerlo perfecto, sin excusas, sin justificaciones. No hay tampoco puentes ni festividades así que le voy a pedir a los reyes un cheque por valor de 400 euros para renovar mi vesturio. Porque si lo consigo, si voy consiguiendo objetivos, perderé del orden de 24 quilos, y eso significará quedarme en 64, 400 . Y mi vida, por fin, cambiará. ¿Sabéis cual es mi problema? Que no me gusto, mi peso es el reflejo de lo sensiblera, inestable, impresionable, enamoradiza, floja que soy. Pero sé que todo eso cuando pierda peso sé que va a cambiar, y qué coño que soy así.


Ah, mañana tengo hora a mediodia, pero no voy a pesarme, iré directamente a Jordi, porque para rematar, me tiene que bajar la regla y estoy enorme, tengo un barrigón ... Y sé que pesaré un par de quilos de más y paso de agobiarme.

Así que mañana voy a mi sesión de psicológo y a seguir trabajando sobre mis hábitos alimenticios.

2 comentarios:

chati dijo...

Hola de nuevo guapa, el balance (para mi parecer) es bueno, ya que como bien dices podrias haberlo hecho mejor pero tambien podrias haberlo hecho peor, siempre hay que buscar el lado bueno de las situaciones, ya veras como los meses de verano era lo mas dificil, ahora vuelves a tu rutina diaria y simplemente tienes que meter el balon en esa rutina y cuidarlo para llegar a los objetivos que te has marcado. No digas nunca que no te gustas, tu eres una persona preciosa y eso es lo que vale, ahora solo queda adornar la fachada con esfuerzo. Besos

Pasta Lover dijo...

Como bien dice Chati, el balance podría haber sido peor. Yo tambien lo veo bastante bien, porque has perdido unos kilos significativos. Hemos dejado de ser "centanarias" para ser "octogenarias". ¡Cuántos quisieran!

Yo creo que no es tan malo salirse a veces de la dieta, si se hace de forma controlada, pues es una forma de quitarse la ansiedad. A veces tenemos que darnos algún "gustito" pues las dietas no van a durar siempre, y en algun momento tendremos que enfrentarnos a aquellos alimentos peligrosos. Lo bueno es aprender a controlarlo, y en lugar de comer un paquete, como antes hubiéramos hecho, ahora con una pieza nos basta. Ya podremos compensarlo después con más ejercicio.
Ánimo que llevas mucho conseguido!

Un abrazo.

Clock