Nota aclaratoria publicidad ....

Alguien ha invadido mi blog con publicidad, cuando lo abrís, la publicidad se abre con él. Alguien lo ha hecho para beneficiarse con mi blog. Os ruego que si alguien sabe cómo quitarlo me lo hagáis saber. Un beso y gracias.

4 de junio de 2008

Creo que me he visto en el espejo


Faltaban 10 minutos para las 8 de la mañana, he cogido el ascensor para ir a la sala de los ordenadores, tenía que introducir unos datos a primerísima hora. Y me he mirado en el espejo, me he mirado como tantas otras veces, pero esta vez no ha sido de pasada, no he comprobado el maquillaje o el rimel... hoy me he mirado, y me he visto. Hacía tiempo que no me veía, demasiado tiempo, años. He vuelto a ver a aquella muchacha de cara fina y grandes ojos, a aquella joven que subia a los ordenadores por las escaleras y las bajaba corriendo rociada por el sol que entraba por las ventanas a esas horas de la mañana. He visto la alegría con la que se comía la vida, el entusiasmo con el que adornaba sus actos, la sonrisa con la que miraba a sus compañeros de trabajo, la indiferencia ante las críticas rancias porque nada podía estropear esas ganas de vivir. ¡Qué feliz era yo! Mi felicidad no dependia de nadie ni de nada porque nacia en mí misma. El día que empecé a coger peso para esconder a aquella muchacha alegre y vivaracha, dejé de ser feliz por mí misma. Y creo que por eso me aferré más a la comida, porque ella nunca falla. Ha sido hermoso verme, pero me he entristecido mucho, ¿como he podido estar tanto tiempo así ? ¿ como he podido estar tan sola ? ¿ tan lejos de mí misma ? Lo de hoy ha sido solo un amago de lo que algún día fui. Pero ha sido suficiente para saber que he hecho bien, que no podía seguir viviendo sin mí misma o conmigo tan escondida. Ayer por la noche, mi marido estaba fuera, mis hijos dormían y yo no me quitaba de la cabeza una hamburguesa que le había hecho a mi hija. Me la hubiera comido, daba igual, aunque la hubiera devuelto, total, solo era carne a la plancha, pero sabía que si cedía, iba a ser la primera de muchas derrotas que me llevaría a perder la guerra. Y me metí en la cama con una botella de agua. Hoy será más fácil al recordar la imagen que vi en el espejo y que me recordó lo que algún día fui y lo que ansio con todas mis fuerzas volver a ser. Gracias mi vída por no haber dejado nunca de ver a aquella muchacha alegre y feliz.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre has estado en ese espejo y por fin has decidido volver a verte. Te sientes fuerte y te ves con más fuerza. Lo de ayer no fue sólo una hamburguesa, fue la MADRE DE TODAS LAS VICTORIAS.
Mucha suerte, mucha fuerza.

Peter Pan

chati dijo...

Como dice Mireia a por los kilos que son pocos y cobardes. La fuerza de voluntad es algo de lo que carecen muchas personas, sientete afortunada por dominar la tuya.

Clock